Andrés Manuel López Obrador iniciará su sexenio con una industria de Tecnologías de la Información (TI) que acaba de pasar su peor momento en décadas. Esta tendencia de desaceleración en el crecimiento del sector se mantendrá al menos al inicio del sexenio del nuevo presidente electo de México, según Ricardo Zermeño, director de la consultoría especializada en Tecnologías de la Información Select.

La administración de Enrique Peña Nieto contempló el peor desempeño de la industria de TI en al menos los últimos 20 años, con retrocesos de hasta -0.3% y un crecimiento máximo de 5% esperado para el 2018.

Mientras que en el periodo 2013-2017, durante el gobierno de Peña Nieto, el crecimiento promedio del sector fue de 2%, para el periodo entre el 2018 y el 2022, la consultoría augura un incremento de 4%, que aunque es mayor al de la actual administración, se aleja del 7% que creció la industria durante el sexenio de Felipe Calderón, del 9% del sexenio de Vicente Fox y del 18% de Ernesto Zedillo.

Según Zermeño, la desaceleración del sector es natural y se debe sobre todo a la madurez que ha alcanzado el mercado de TI, que en este momento no puede crecer más en términos de nuevos clientes. A lo que añade la transformación que se ha producido en la industria, en la que los mercados de telecomunicaciones y hardware, que integran la mayor parte del sector, son también los que más se han desacelerado.   

La industria de TI ha venido creciendo a un ritmo menor incluso que el Producto Interno Bruto de México. En pesos corrientes, mientras que el PIB registró un crecimiento de 8% en el periodo entre el 2013 y el 2017, la industria de TI lo hizo a un ritmo de 2% anual, y para el inicio del sexenio en el que gobernará López Obrador, esto es para el periodo entre el 2017 y el 2022, Select prevé que el PIB crezca a un ritmo de 6% anual, frente a una industria que crecerá 4 por ciento.

“En los últimos cinco años, el PIB  ha crecido 8% en pesos corrientes y el mercado ha crecido 2%, es decir que la industria ha crecido menos que la economía, porque telecom y hardware han mostrado incluso tasas negativas”, dijo Zermeño.

De acuerdo con datos del Observatorio de Complejidad Económica, bienes como las computadoras, las pantallas de video y los equipos de radiodifusión han mostrado tasas negativas con respecto al crecimiento de sus exportaciones en los últimos cinco años, mientras que los teléfonos y los circuitos integrados han crecido entre medio y 1 por ciento al año.

A la madurez en el sector y a la transformación de la industria como razones de su desaceleración hay que agregar el déficit de profesionales que experimenta. Según Emmanuel Olvera, fundador y country manager de EmpleosTI, plataforma de oferta laboral especializada en el sector de las Tecnologías de la Información, la escasez de profesionales en la industria ha impedido que la industria se desarrolle.

Según Olvera, si bien México es competitivo en áreas como la manufactura de computadoras, teléfonos y pantallas, por su cercanía con Estados Unidos, en ramos como el desarrollo de software no está creciendo como debería porque no hay el personal necesario.

“EmpleosTI tiene 1,000 vacantes. Las empresas están muy limitadas por el talento. En lugar de tener tu plantilla completa, con 1,000 personas, sólo tienes 700. Ahí hay una brecha importante que frena el desarrollo de tecnología de alto nivel”, dijo.   

Compras, política industrial y educación, retos del gobierno de AMLO

Los ciclos sexenales en materia de TI indican que el inicio de los sexenios es menos dinámico que los años intermedios, según el director de Select, por lo que es preciso esperar un crecimiento similar o un poco más bajo al que ha mostrado la industria de TI en los últimos años.  

Esta tendencia la confirmó Enrique Peña Nieto. El mandatario saliente y el Pacto por México que encabezó al inicio de su administración y con el que reunió a las principales fuerzas políticas del país para aprobar las llamadas reformas estructurales, generaron altas expectativas entre los integrantes de la industria, la cual creció apenas 1% en el primer trimestre del 2013. 

“Todos estaban entusiasmados por el pacto por México y creció sólo 1% en el primer trimestre del 2013. Fue una sorpresa para todos. Nos sorprendió al principio de esta administración de manera negativa”, dijo Zermeño.

De acuerdo con el consultor, la tendencia de desaceleración no exime a la nueva administración de tomar acciones para impulsar el desarrollo del sector de TI, entre las que destaca la revisión de la política de consolidación de compras de tecnología a través de los Contratos Marco.

Dichos contratos buscaban eficientar las condiciones de contratación de las diversas entidades de la administración federal a través de un sólo contrato para todas las dependencias y todos los proveedores. No obstante, en los primeros años de la administración de Peña Nieto, estos contratos supusieron un cuello de botella que impactó al mercado porque le puso un freno.

“El gobierno como comprador tiene que definir un esquema que si bien aproveche la economía a escala, no entorpezca las compras”, dijo.

Zermeño añadió que también está de acuerdo con la política industrial que ha propuesto López Obrador, la cual debe dar además continuidad a los programas de impulso a la innovación tecnológica, como Prosoft. 

“Lo que sí se debe cambiar son los esquemas de promoción, en lugar de dar subsidios a fondo perdido, ofrecer créditos a largo plazo con muy bajos intereses con los que los empresarios se comprometan a pagar”, dijo.

Con respecto a lo que debe hacer el gobierno como regulador del sector, el director de Select dijo que la administración de López Obrador debe tener cuidado de no seguir los pasos de Estados Unidos con respecto a la cancelación de la neutralidad de la red; además de que debe asegurarse de que el proyecto de la red mayorista de Altán Redes siga avanzando conforme a lo establecido.

Por su parte, Emmanuel Olvera dijo que para reducir la brecha de entre la oferta y la demanda laboral en el sector de las Tecnologías de la Información es necesario ampliar la oferta de educación superior en materias relacionadas con las ciencias, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas (STEM) e incluir materias como programación y robótica en programas escolares de primaria y secundaria 

En este sentido, para Olvera, las propuestas sobre educación de López Obrador son interesantes. Ve con buenos ojos la entrega de becas a estudiantes de carreras técnicas y la posibilidad de que todos los jóvenes accedan a la universidad. No obstante, agrega que es necesario ampliar específicamente el número de plazas en escuelas superiores dedicadas a las tecnologías de la información, como la ESCOM del Instituto Politécnico Nacional. 

La transición presidencial, la guerra comercial entre Estados Unidos y varios países del mundo, la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte y el crecimiento de la economía estadounidense con el consiguiente incremento de tasas son las condiciones que integran el escenario con el que la industria de las Tecnologías de la Información recibirá al próximo presidente de México, lo que de acuerdo con Zermeño, abre camino a la incertidumbre.

“El cambio que estamos viendo es tan grande que los resultados pueden ser muy optimistas o muy pesimistas pero con mucha especulación”, dijo.   

rodrigo.riquelme@eleconomista.mx