La construcción de centros de datos en México ha tenido un 2020 dinámico. En enero, Equinix concluyó la compra de tres centros de datos de Axtel y en febrero, Microsoft anunció una inversión por 1,100 millones de dólares, entre cuyos objetivos está el levantamiento de una región de centros de datos en el país. Ahora, la compañía brasileña Ascenty anunció la construcción de dos centros de datos y su correspondiente red de fibra óptica en Querétaro, para los que destinará una inversión total de 350 millones de dólares.

Christopher Torto, director ejecutivo de Ascenty, aseguró que esta inversión es producto de una investigación del mercado mexicano que duró cuatro años. Mientras que, en 2012, la demanda de servicios de nube en México era provista mayormente por los centros de datos del sur, Estados Unidos; en años recientes, los proveedores de estos servicios de nube quieren acercarse cada vez más a sus usuarios finales.

“Los proveedores de servicios de nube se han dado cuenta que el lugar desde el que ofrecen sus servicios sí afecta a sus aplicaciones y a la latencia de estas”, dijo Torto en entrevista. Esto también ha ocurrido en países como Brasil, en donde Ascenty opera 18 centros de datos y en Chile, donde recién abrió uno. La compañía comenzará la construcción de estos dos centros de datos en septiembre próximo con una inversión de 100 millones de dólares y la concluirá a finales del 2021, cuando alcanzará la inversión total de 350 millones de dólares.

Producto de un joint venture enfocado en el mercado latinoamericano entre el fideicomiso de inversión en bienes raíces especializado en centros de datos Digital Realty y el operador de activos de infraestructura Brookfield Infrastructure, Ascenty es un proveedor de infraestructura digital, es decir que se encarga de construir y operar centros de datos y redes de fibra óptica en la región de América Latina.

Según Torto, la infraestructura de centros de datos en México no está orientada a satisfacer la demanda de los grandes consumidores, a quienes denomina como hiperescaladores. Por sus requerimientos de poder de procesamiento y espacio en esta categoría caben los grandes proveedores de nube, como pueden ser Amazon, Google, Microsoft o IBM, y los grandes corporativos, a los que Ascenty busca dar servicio.

Esto también marca la diferencia entre la estrategia de la compañía y la de Equinix, su mayor competidor, que en noviembre de 2019 anunció su entrada en México con la adquisición de tres centros de datos propiedad de Axtel. De acuerdo con Torto, los centros de datos adquiridos por Equinix sirven más para ofrecer servicios de interconexión dentro de México.

“Nuestros centros de datos son más grandes y están enfocados en compañías más grandes. Además no había más opciones para adquirir otros centros, así que, igual que hicimos en Brasil, en Chile y ahora en México, hemos decidido, porque creemos que podemos construir un data center cuyo costo sea más efectivo y específicamente, para satisfacer las necesidades de nuestros clientes”, dijo.

La llegada a México de Ascenty ha sido diferente a su arribo a Brasil y a Chile. En palabras de Torto, el primer data center de Ascenty en Brasil era muy pequeño, lo mismo que en el caso de Chile. En México, la compañía construirá dos de sus centros de datos más grandes, de una extensión de 20,000 metros cuadrados, una capacidad para almacenar 5,000 racks de equipo y una potencia de 30,000 megawatts, con los que podría alimentar con electricidad a todo el sector residencial de la capital queretana.

De acuerdo con Torto, la explosión del sector de centros de datos en México se debe a que el mercado mexicano ha llegado a ser lo suficientemente grande y desarrollado para que los proveedores de servicios de nube estén interesados en invertir en el país y no ofrecer sus servicios desde otros países.

[email protected]