De las opciones ajenas al efectivo, la tarjeta de débito es el principal medio de pago en México con alrededor de 50% de participación.

Un análisis de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), con base en información del Banco de México (Banxico), señala que de enero a junio del 2021, se realizaron 2,898 millones de operaciones bancarias de menudeo distintas al uso de efectivo. De ese total, 1,514 millones fueron con tarjeta de débito y sólo en terminales punto de venta (TPV), lo que representó 52.2% del total.

Aunque el efectivo sigue como el principal medio de pago en México, esta tendencia ha mostrado una reducción durante la pandemia. De acuerdo con un estudio del Banco de México (Banxico), hoy 86% de la población lo utiliza, pero antes de la pandemia la cifra era de 93 por ciento.

En contraparte, otros medios distintos al efectivo, tal es el caso de la tarjeta de débito y transferencias a través del Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios (SPEI), han mostrado aumentos.

El análisis de la Condusef señala que en el periodo enero-junio del 2019, las operaciones con tarjeta de débito en TPV’s fueron 1,231 millones; en el 2020 subió a 1,252 millones y en el mismo periodo del 2021 ascendió a 1,514 millones.

En SPEI, fuertes avances

Después de la tarjetas de débito, las transferencias vía SPEI se encuentran como el segundo medio preferido de los usuarios, ajeno al efectivo, con 827 millones de operaciones entre enero y junio del 2021, lo que representa una participación del 28.6 por ciento.

Las transferencias electrónicas incluyen la banca por Internet, la banca electrónica y las transferencias por teléfono, y representan actualmente 28.6% del total de las operaciones distintas al efectivo”, puntualiza el documento.

Las operaciones vía SPEI también han registrado incrementos importantes en los últimos años, pues mientras en los primeros seis meses del 2019 fueron 641 millones; en el mismo periodo del 2020 subieron a 677 millones y para el 2021 fueron 827 millones.

En tercer lugar, ajeno al uso del efectivo, se encontraron las operaciones con tarjeta de crédito en TPV con 420 millones de operaciones entre enero y junio del 2021, una participación de 14.5%; mientras la domiciliación de pagos registró 69.5 millones de transacciones en el periodo. En ambos, el crecimiento ha sido menor al registrado en tarjetas de débito y SPEI.

A pesar de sus ventajas, la domiciliación de pagos sigue sin tener un desempeño tan dinámico como otras opciones.

eduardo.juarez@eleconomista.mx