La supervisión del sistema financiero mexicano que realizan diversas autoridades deberá cambiar ante el nacimiento de innovaciones financieras, pues el esquema de vigilancia bajo un enfoque basado en riesgos, que se implementa en la actualidad, no será suficiente para prevenir contagios y crisis sistémicas, indicó Viviana Garza Salazar, directora de Regulación y Supervisión del Banco de México (Banxico).

Al participar en la decimotercera convención de la Asociación de Sociedades Financieras de Objeto Múltiple en México (Asofom), Garza Salazar reconoció que la tecnología financiera ha ganado terreno en los últimos años en áreas como préstamos de persona a persona, inteligencia artificial, firmas e identidad digitales, uso de biométricos, entre otros, por lo que la supervisión también debe de contar con mecanismos de tecnología e innovación.

“La tecnología ha sido y será un factor disruptivo de los modelos de negocio de las entidades financieras y, por lo tanto, las autoridades debemos buscar esquemas de supervisión igualmente disruptivos”, expresó Garza Salazar.

Según la funcionaria, conforme las innovaciones ganen más terreno, los clientes serán más exigentes en los productos financieros, por lo que la supervisión debe de estar a la altura de las nuevas exigencias de los usuarios de dichos servicios.

“Para darle a los clientes lo que piden, en breve la supervisión con un enfoque basado en riesgos no será suficiente. Las autoridades también tendremos que trabajar con mecanismos de tecnología e innovación, cuestionando nuestros actuales procesos para enfrentar los retos que las fintech traen consigo”, explicó Garza Salazar.

La funcionaria del Banxico mencionó algunos retos para la supervisión que llegarán conforme la tecnología gane terreno en el tema financiero: “Las reglas de negocio serán distintas, porque el cliente demandará cosas distintas y seguramente más expeditas; la supervisión en el mediano plazo también deberá ser transfronteriza, al igual que la protección a los clientes y de su información; prevenir contagios y crisis sistémicas tendrá sin duda una dimensión distinta”.

Garza Salazar mencionó que los avances tecnológicos en materia financiera traen consigo beneficios, como disminuir las barreras de entrada, mayor competencia, robustecimiento de la red de servicios de pagos, entre otros, lo que sin duda conlleva beneficios para la población.

“Cuando la población tiene acceso a servicios formales de financiamiento y más formas para ahorrar e invertir a costos competitivos, cuenta con los medios para administrar sus recursos y expandir sus posibilidades de consumo y bienestar”, expresó la funcionaria del Banxico.

Sin embargo, esto también conlleva un reto para las autoridades financieras. “Para las autoridades, las fintech representan un nuevo reto, no sólo por el cambio en el número de sujetos obligados y, por lo tanto, de supervisados, sino por el cambio de paradigma en la forma de operar, por ello, la supervisión también deberá de cambiar de modelo”.

Sofomes con tecnología

Durante su intervención, Fernando Padilla Ezeta, presidente de la Asofom, dijo que con la integración de tecnología en la operación de las sofomes se podrán generar productos más fáciles y baratos para el mercado.

En este contexto, el presidente de la Asofom destacó que una de las metas de dicha organización, que representa a cerca de 180 sofomes de 1,600 que existen, es que para el 2020 todos sus asociados tengan procesos de tecnología, de forma parcial o total, en su operación.