Nueva York/ Londres.- El banco británico Standard Chartered está intentando alcanzar un acuerdo preliminar sobre la acusación de que escondió transacciones por 250,000 millones de dólares vinculadas a Irán, en medio de la presión de los reguladores estadounidenses y los accionistas.

Pese a que el presidente ejecutivo Peter Sands negó rotundamente los cargos presentados por el Departamento de Servicios Financieros (DSF) de Nueva York, el equipo legal del banco ha mantenido discusiones para un acuerdo con los reguladores, antes de una audiencia con el jefe del DSF, Benjamin Lawsky, dijeron fuentes familiarizadas con la situación.

Los inversores dicen que un acuerdo preliminar sería una mejor opción antes que verse involucrado en una larga batalla legal que podría implicar contrademandas.

"Finalmente, están todos empujando sus carros y, sea lo que sea que suceda, Standard Chartered va a tener una multa", dijo a Reuters uno de los 25 principales accionistas del banco. "Para los bancos, demandar a los reguladores en una muy mala idea, una muy muy muy mala idea", agregó.

Lawsky ordenó al banco explicar porqué no debería perder su licencia en Nueva York en una audiencia prevista para el miércoles.

Aunque Sands objetó fieramente la descripción que Lawsky hizo de Standard Chartered como una "institución deshonesta", la entidad parece estar dispuesta a poner su frustración de lado y buscar un acuerdo, ya que una pérdida de la licencia efectivamente cortaría su acceso directo al mercado bancario estadounidense.

Standard Chartered podría ser forzada a pagar una multa de hasta 1,000 millones de dólares, dijeron analistas la semana pasada, aunque ha habido especulaciones de que la cifra podría ser más alta para complacer al regulador de Nueva York.

El banco está esperando información sobre si algunos de sus ejecutivos serán requeridos para la audiencia, pero Sands sigue en Gran Bretaña, dijo una fuente cercana a la situación.

ACCIONES

Las acciones de Standard Chartered subían 0.9% a 1.339 peniques a las 1310 GMT ante la perspectiva de que se alcance un acuerdo preliminar que pueda alejar la incertidumbre de una disputa legal.

"Parece que más que dar esta pelea en la corte, están tratando de resolver esto, ojalá antes del miércoles", dijo el analista de Investec Vivek Raja.

Las conversaciones para un acuerdo podrían todavía colapsar y la audiencia podría ser pospuesta para dar más tiempo a las negociaciones.

Enfrentados a situaciones similares, algunos bancos han preferido una salida poco ruidosa.

Barclays Plc, Credit Suisse Group, Lloyds Banking Group, J.P. Morgan Chase & Co. y ING Bank NV han llegado a acuerdo en ocasiones previas por un total de casi 2,000 millones de dólares, en investigaciones sobre la forma en que los bancos supuestamente procesaron dinero o activos vinculados a países con sanciones.

apr