El Consejo de Estabilidad del Sistema Financiero (CESF), encabezado por primera vez por Arturo Herrera como secretario de Hacienda, se mantiene atento a la solución de fallas que han presentado los pagos bancarios.

A escasas horas de que entre en operaciones la nueva forma de pago desde el celular con el Cobro Digital (CoDi), las autoridades y supervisores tienen en la mira las medidas que aplican las instituciones financieras para dar continuidad operativa al sistema.

Tal como lo detalla el comunicado sobre la tercera sesión ordinaria del año del CESF, evaluaron las afectaciones recientes que han tenido “algunas instituciones financieras” en sus servicios financieros y de pagos.

“Si bien estos eventos no tuvieron un carácter sistémico, el Consejo acordó que el Comité Técnico dará seguimiento a las medidas que los integrantes del Sistema Financiero adopten para reforzar la continuidad operativa del mismo”, consignaron.

El citado Comité Técnico del Consejo es presidido por el subsecretario de Hacienda y Crédito Público, es decir, Gabriel Yorio.

El CoDi corre por la misma vía que el Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios (SPEI). Precisamente, el SPEI registró fallas en transferencias por sobrecarga de operaciones el pasado 30 de agosto, 2 y 11 de septiembre.

En la sesión, las autoridades y supervisores financieros también identificaron los riesgos que podrían afectar al crecimiento económico y por ende al sistema financiero. Se trata de la desaceleración económica, el riesgo de que no se apruebe el tratado de comercio con Estados Unidos y Canadá (T-MEC), así como la posibilidad de que se concrete un recorte de calificación en Pemex y el soberano.

Actividad económica, riesgo de crédito

En cuanto a los eventos que podrían afectar a los mercados financieros, evidenciaron que la presión a la baja para la actividad económica “podría incrementar los riesgos de crédito en el sistema financiero”.

Por ello, recomendaron mantener un marco macroeconómico sólido y que continúe preservándose la estabilidad de precios, la disciplina fiscal y la estabilidad financiera.

“Así, será clave que las autoridades financieras mexicanas estén alerta para, en caso necesario, tomar las medidas que coadyuven a fortalecer al sistema financiero y salvaguardar su estabilidad”.

T-MEC y Pemex, riesgos a la vista

Entre los riesgos que podrían afectar a los mercados financieros y al sistema nacional, están “el posible retraso en el proceso de ratificación del T-MEC” y el riesgo de posibles afectaciones a las calificaciones crediticias de la deuda soberana y de Pemex.

Ésta es la cuarta sesión consecutiva que el CESF mantiene en el foco de riesgo al deterioro de las condiciones para el comercio. Y es el tercero consecutivo, es decir, lleva todo el año, advirtiendo el impacto que tendrá un recorte de calificación para Pemex y el país, sobre las decisiones de los inversionistas.

Como se recordará, en junio, una de las tres calificadoras más importantes para las decisiones de los inversionistas envió la nota de la petrolera por debajo del grado de inversión. Pero otra más la degradó en un escalón, colocándola a un paso de las calificaciones especulativas.

Desde la segunda reunión ordinaria de este año del CESF, realizada el 19 de junio, precisaron que las calificaciones son un factor de riesgo en un contexto mundial donde sigue latente la posibilidad de una reversa de los portafolios en economías emergentes.

CESF, nueve años alerta

El Consejo de Estabilidad del Sistema Financiero nació como una instancia de coordinación de autoridades, supervisores y reguladores del sistema financiero en el 2010, convocado a tener cuatro sesiones ordinarias al año, donde realizan diagnósticos sobre la situación que prevalece en el entorno doméstico e internacional.

Bajo la coordinación de la Secretaría de Hacienda y el Banco de México, el CESF está integrado por los titulares de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores; la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas; la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro, y el Instituto para la Protección al Ahorro Bancario.

Todos ellos evalúan el alcance de las políticas económicas y financieras, en el contexto actual, de manera que entre todos generan acciones para reducir la exposición a riesgos, o bien impulsan planes para enfrentar choques eventuales o inminentes que puedan descarrilar el buen funcionamiento del sistema.