En México, el ramo de seguro de automóviles aún tiene un gran potencial para incrementar su crecimiento y penetración, indicó la agencia calificadora Moody’s.

De acuerdo con cifras de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), el año pasado este producto presentó un incremento en sus primas de 13%, una de las tasas más altas de crecimiento dentro del sector, sólo por debajo del ramo de daños que aumentó sus primas en 27.4 por ciento.

“Dentro del segmento de seguros generales, el seguro de automóviles sigue siendo la primera línea de negocios más grande, con más de la mitad de las primas generales de propiedad y daños a terceros. Este segmento de negocios tiene un buen potencial de crecimiento, dada la muy baja penetración reflejada por muchos automóviles que no tienen cobertura de seguro”, refirió Moody’s en su reporte acerca del comportamiento del sector asegurador en el 2017.

Pese a que el seguro de automóviles tiene la segunda más grande participación de mercado —de 21% por debajo del producto de vida con 40%—, la penetración aún sigue siendo pequeña. Cifras de la AMIS arrojan que de cada 10 vehículos del parque vehicular sólo tres de ellos cuentan con alguna cobertura.

Cabe destacar que en el país el seguro de auto enfocado en la responsabilidad civil o daños a terceros es obligatorio para transitar en carreteras federales y en 13 estados de la República.

En el reporte, Moody’s consignó que durante el año pasado, además de las reclamaciones relacionadas con terremotos y otros eventos, también hubo mayores reclamaciones en lo que se refiere a seguros de automóviles, ya sea por siniestros relacionados con choques o por robo de vehículos.

El año pasado, 90,200 vehículos asegurados fueron robados, lo que significó un incremento de 27.2% en comparación con el 2016, cuando se registraron 70,925 casos.

Sector equilibrado

Al interior del reporte de la agencia calificadora ésta destaca que la industria mexicana de seguros tiene una distribución de sus primas bien equilibrada.

“Los segmentos de vida así como el de propiedad y accidentes comprenden 39% de las primas de la industria cada uno. Además, las primas del sector se diversifican aún más con los rubros de accidentes y salud (16%), pensiones (4%) y fianzas (2%)”, indicó Moody’s.

Agregó que el sector de seguros y fianzas tiene un grado de concentración de moderado a alto, ya que existen 10 principales aseguradoras, las cuales representan alrededor de dos tercios de las primas totales del mercado.

Añadió que con la implementación de la nueva Ley de Instituciones de Seguros y Fianzas, conocida como Solvencia II, no sólo la industria aumentó su concentración a activos de inversión de mayor calidad, sino que también ésta benefició los niveles de rentabilidad. Asimismo, tuvo un impacto en la liquidez y capitalización de algunas compañías.

Por otro lado, ante los aumentos que se presentaron en las tasas de interés, la industria aseguradora se vio altamente beneficiada.

“Durante el 2017, la industria se benefició de mayores rendimientos de inversión derivados del aumento de las tasas de interés, dado que la mayoría de las carteras se asignan a instrumentos de renta fija. Éstos han apoyado en gran medida los ingresos netos de la industria, que alcanzaron 49,000 millones de pesos durante el 2017 con un índice de ingresos por inversiones (medido por ingresos netos de inversiones a primas netas devengadas) de 26%, superior a 21% del 2016”, refirió la calificadora.