Banco Santander se podrá quedar con la mitad de la filial financiera PSA Peugeot Citroën, lo cual permitirá a la casa automovilística francesa disponer de entre 1,000 y 1,400 millones de euros, reporta el periódico francés Les Echos.

Dicha operación se dará a conocer el próximo miércoles junto con la presentación de la ampliación de un capital que llevará a la entrada en PSA del chino Dongfeng y del Estado francés con una participación equivalente (14%) a la de los accionistas históricos de la familia Peugeot. El plan sería aprobado por el propio directorio de Peugeot el martes y anunciado al día siguiente, informaron fuentes.

Este movimiento permitiría al fabricante francés desbloquear cerca de la mitad de los 2,800 millones de su capital, y a su filial encargada de ofrecer créditos a los compradores de sus vehículos, financiarse en los mercados con más facilidad, aprovechando la calificación de la entidad española.

Según Les Echos, que no identifica a sus fuentes, Santander tendrá la mitad de la estructura de cabeza de PSA Finance para financiar nuevas operaciones a partir del 2017 y también la mayoría de las filiales en los 23 países en los que tiene actividad. Las únicas excepciones serán aquéllos en los que ya se habían establecido acuerdos con otros socios o que no son prioritarios para el banco.

NO TODO ES GLORIA

Por otro lado, el banco Santander pagará, si no prosperan sus recursos, la mayor multa impuesta a una entidad financiera en la historia de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) de España.

El supervisor de los mercados castigó al banco con dos sanciones, una por infracción grave y otra muy grave, por un total de 16.9 millones de euros por la comercialización irregular de los valores Santander , bonos convertibles en acciones vendidos durante el 2007 por la entidad en su red comercial.

La mayor sanción en la historia de la CNMV fue de 116 millones de euros, a una empresa por operar en el mercado sin permiso. Hasta ahora, la gestora de fondos de Santander había soportado la mayor sanción impuesta a una entidad registrada: 14 millones de euros por cobrar comisiones de forma indebida.

Santander ha apelado la sanción por la vía contencioso-administrativa y, según ha comentado, el recurso ha sido admitido a trámite.