El espacio de modelos novedosos, conocido como regulatory sandbox, contemplado en la Ley para Regular las Instituciones de Tecnología Financiera, o Ley Fintech, ha despertado el interés de los emprendedores y se espera que al menos en este año, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores otorgue las primeras autorizaciones que serán de carácter temporal, de acuerdo con un análisis del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

En el estudio “Sandboxes regulatorios, hubs de innovación y más innovaciones regulatorias en América Latina y el Caribe”, se destaca que México y Brasil, que son los países con el mayor número de plataformas fintech identificadas en la región, también han tenido avances importantes para desarrollar sus esquemas de modelos de prueba para plataformas que buscan un espacio en el espectro regulado.

El estudio refiere que al menos en los dos primeros años de la Ley Fintech, promulgada en marzo del 2018, 45 empresas se mostraron interesadas en participar en este esquema y sólo se recibieron dos peticiones formales, mismas que desistieron en el proceso. Según información de la CNBV, hasta enero pasado se habían presentado cinco solicitudes.

fernando.gutierrez@eleconomista.mx