El consumo y la inversión privada de México, dos pilares de la economía, verían una clara recuperación en la segunda mitad del año sin traer consigo presiones inflacionarias, dijo el martes el jefe de economistas de la Secretaría de Hacienda.

Miguel Messmacher dijo que la recuperación de la economía mexicana seguirá en los próximos meses encabezada por el sector exportador ligado a Estados Unidos, pero que en la segunda mitad del año los motores internos se sumarían al repunte con mayor firmeza.

"Estamos esperando que en la segunda mitad del año ya se hayan acelerado el consumo privado y la inversión", dijo Messmacher en una entrevista telefónica.

"Esperaríamos que esto se vaya acelerando en los próximos meses y en la segunda mitad del año esté claramente en plena marcha", agregó.

La economía mexicana está saliendo lentamente de una severa recesión que la llevó a caer 6.5% el año pasado, su peor desplome desde la década de 1930.

Pero hasta ahora, la recuperación de la segunda mayor economía de América Latina ha sido sólo gracias a que Estados Unidos está demandando más productos a su socio de negocios, mientras el mercado interno sigue volátil tras la severa pérdida de empleos que vio el país el año pasado.

Según datos oficiales difundidos el martes, la actividad del sector servicios -que aporta alrededor de 60% al total de la economía- bajó 0.33% en cifras ajustadas por estacionalidad en febrero, su segundo tropiezo mensual consecutivo.

Y la inversión que realizan las empresas privadas en México no ha crecido desde octubre del año pasado, según datos oficiales.

Messmacher dijo que la recuperación esperada en el consumo interno no traerá consigo presiones inflacionarias toda vez que la dinámica económica está por debajo de su potencial, lo que está dando holgura a la formación de precios, algo que el Banco de México (central) llama "la brecha del producto".

El banco central no ha movido desde julio del año pasado su tasa referencial de interés, dejándola en 4.5%, para no interrumpir la recuperación económica.

"El mismo banco central espera que la brecha (entre el crecimiento económico y la inflación) probablemente se estará cerrando en algún momento del próximo año", dijo Messmacher.

"Ahí sigue habiendo un espacio", agregó.

RDS