A pesar de que la banca de desarrollo requiere reformas, en las propuestas para modificar su estatus existen ambigüedades e incertidumbre que obstaculizarían el trabajo de las instituciones de fomento, afirmó Javier Gavito Mohar, director general de la Sociedad Hipotecaria Federal.

En entrevista, el responsable del banco de vivienda del gobierno federal destacó que la banca gubernamental requiere mayor autonomía de gestión, transparencia, mejor rendimiento de cuentas, pero algunos de los cambios propuestos dificultan la operación de los intermediarios.

Recordó que la banca de desarrollo debe atender a los sectores en los que la banca comercial no ofrece financiamiento, en un entorno en el que se asegure la sustentabilidad de la institución. El capital que nos dan lo tenemos que hacer crecer para dar más financiamiento , explicó.

En contra de un consejo

Manifestó que con la propuesta se busca crear un consejo que tendría facultad sobre los consejos de administración de las instituciones, con lo que se separaría la autoridad y responsabilidad para ejercer ciertas actividades.

Separar la autoridad y responsabilidad hace que nadie actúe, porque unos tienen la autoridad para mandar y otros la responsabilidad , explicó.

Los directores de la banca tienen la responsabilidad de ejercer las propuestas y el consejo el mandato, pero no tiene responsabilidad sobre las decisiones que se toman.

Gavito argumentó que por mandato no se puede dar financiamiento por volumen. Otorgar crédito es fácil, pero cobrarlo es el tema fundamental en el que se debe trabajar. A un funcionario le pueden indicar que otorgue financiamiento a un sector, pero no lo ejerce porque la persona no es sujeto de crédito, el financiamiento no puede ser por mandato, explicó.

Se busca crear una entidad supraconsejo de la banca y ahora los directivos tendrían por encima de sus consejos de administración la autoridad, pero no la responsabilidad de ejercer ese mandato , manifestó.

Con esto se crean vacíos que vuelven complejo que la gente opere, se buscan responsabilidad de los servidores públicos y el personal

se paraliza.

ehuerta@eleconomista.com.mx