El Instituto Nacional Electoral (INE) realizará una ardua fiscalización de las campañas electorales, y para ello colaborará con la banca y las autoridades financieras del país. El objetivo, dijo el presidente del organismo, Lorenzo Córdova, es que el financiamiento que reciban los candidatos sea lícito.

Durante su participación en la 81 Convención Bancaria, explicó que la mayor parte del financiamiento que reciben los candidatos es público, pero que también pueden recibir aportaciones de particulares (no empresas) por un límite de 1.6 millones de pesos.

“Y para cerciorarse de que los recursos que llegan a las campañas y salen son lícitos y usados para fines legales, solicita información a la banca, siempre a través de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores”, señaló.

“También cruzamos información con el SAT y necesariamente requerimos información a la banca para conocer los movimientos entre cuentas de partidos y proveedores”, dijo.

Detalló que el INE deberá tener conclusiones de la fiscalización en los 40 días posteriores a la jornada electoral. “Por eso la actividad de intercambio de información con la banca es vital para el INE, por la trascendencia del tema hemos expuesto expresamente abordar esta situación con la Secretaría de Hacienda, su Unidad de Inteligencia Financiera y la Comisión Nacional Bancaria y de Valores”.