La emergencia sanitaria ha generado que los delincuentes intenten obtener ganancias de sus ilícitos mediante el uso del sistema financiero formal o por transacciones relacionadas con activos virtuales, según el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI), organismo multilateral que genera los estándares para prevenir, detectar y combatir el lavado de dinero y financiamiento al terrorismo de forma global.

De acuerdo con Kristen Alma, analista de la secretaría del GAFI, pese a que todavía es temprano para deducir que ante la emergencia algunas tipologías de lavado de dinero se han incrementado sustancialmente, sí ha habido casos recientes donde ilícitamente se obtienen recursos que posteriormente buscan ser blanqueados por medio del sistema financiero formal, como por ejemplo en delitos como estafas en la venta de medicamentos o equipo médico.

“Es bastante temprano para identificar las tendencias (en aumento) de tipologías de lavado de dinero, pero estamos viendo un mal uso de activos virtuales y en el sector bancario formal”, explicó Alma en una conferencia en línea.

Apuntó que el organismo ha identificado tipologías relacionadas con el lavado de dinero debido a la información que ha recibido de los países miembros, entre ellos México. En este contexto, la especialista mencionó que se han detectado casos donde se piden pagos anticipados por equipo de protección médica o medicamentos, pero son una estafa.

“Ha habido un mal uso del sector bancario formal, hemos visto algunos casos de intentos de lavado de dinero relacionados con negocios que son estafas, por ejemplo, el fraude del pago anticipado para tratar de vender equipo médico de protección personal o medicamentos”, detalló Alma.

Preocupan activos virtuales

Dentro de la información que recibieron los analistas del GAFI, respecto a los riesgos y delitos que han surgido a partir de la pandemia del Covid-19, hay casos del mal uso de activos virtuales.

Por ejemplo, el Departamento de Justicia de Estados Unidos informó sobre el caso de un hombre, que fue detenido en aquel país por cargos relacionados con la distribución ilegal de medicamentos a través del mercado negro en Internet.

“Supuestamente (el detenido) lavó los ingresos de su actividad criminal, al cobrar en criptomonedas (Bitcoin) y los recursos los pasó a dólares estadounidenses, para trasladar los fondos a través de una variedad de cuentas, incluidas sus cuentas bancarias comerciales, en un esfuerzo por ocultar y disfrazar la naturaleza y la fuente de sus ingresos ilícitos”.

En este contexto, el GAFI indicó que ante un mayor uso indebido de servicios financieros en línea, los activos virtuales pueden ser utilizados para mover y ocultar fondos ilícitos.

La analista resaltó que la recesión económica mundial pone en el escenario el aumento de préstamos informales proporcionados por los grupos criminales, lo que es un riesgo para que dichos recursos sean lavados en el sistema financiero formal.

fernando.gutierrez@eleconomista.mx