El modelo de finanzas abiertas u open finance, contemplado en la Ley para Regular las Instituciones de Tecnología Financiera, también conocida como Ley Fintech, tiene el potencial de construir la nueva generación de análisis de datos que pueden ser provechosos para el sistema financiero y así crear una mejor oferta, de acuerdo con un estudio de la plataforma Belvo.

Según el análisis, existen beneficios de este modelo para las instituciones financieras, que se pueden reflejar de inmediato en la operación de las entidades, tales como proporcionar experiencias personalizadas, acceder a mercados más grandes, el acceso a nuevas fuentes de información sobre los clientes y trabajar con datos estandarizados.

Respecto al tema de construir la próxima generación de análisis de datos, el informe refiere: “Los beneficios de open banking van más allá de la conectividad: el acceso a nuevas fuentes de datos sobre los clientes permite a las empresas alimentar sus modelos algorítmicos internos con nuevas fuentes de datos para construir mejores motores”.

El open finance es un modelo por el cual las instituciones financieras pueden intercambiar información con el fin de crear una oferta más personalizada.

De acuerdo con el análisis, a medida que regiones como el Reino Unido, la Unión Europea o Australia han impulsado regulaciones para que instituciones financieras, como los bancos, puedan compartir datos por medio del open finance, se han tenido resultados tangibles en beneficio de los consumidores.

El estudio ejemplifica que en el 2016, la autoridad regulatoria en el Reino Unido emitió una norma que obligaba a los nueve mayores bancos a permitir que las plataformas fintech pudieran tener acceso a sus datos. “Más de 2.5 millones de personas utilizan el open banking en ese país para mover, gestionar y sacar el máximo partido a su dinero y cientos de miles de empresas se convierten en nuevos miembros cada mes”.

Crecimiento desigual

El informe destaca que si bien ha habido distintos avances regulatorios en el mundo para implementar el modelo de open finance, México está a la cabeza respecto a iniciativas de regulación en América Latina.

“El ecosistema de open banking (u open finance) está creciendo a un ritmo desigual en esta región, con países como México a la cabeza de las iniciativas de regulación, seguidos por otros como Colombia, Chile y Argentina”.

El reporte muestra que el crecimiento del ecosistema fintech en la región presiona para que la regulación permita una mayor innovación financiera.

En México, el modelo open finance está contemplado en la Ley Fintech, donde más de 2,200 entidades estarán obligadas a implementar interfaces de programación de aplicaciones o (APIS, por sus siglas en inglés) para intercambiar información entre sí.

La regulación establece que los datos que se podrán intercambiar con la implementación de APIS son los financieros abiertos, es decir ubicación de sucursales o cajeros automáticos; los datos agregados, que consiste en la estadística operativa de las entidades y la información transaccional de sus usuarios, siempre y cuando éstos den su consentimiento.

El 5 de junio, las entidades obligadas a la regulación tenían que haber implementado las APIS para intercambiar datos de ubicación de cajeros automáticos, de no hacerlo pueden ser acreedoras a sanciones de hasta 6.7 millones de pesos.

Beneficios del open finance:

Conectar a todos los bancos en una sola plataforma.

Entender mejor al consumidor.

Ahorro de tiempo y reducción de procesos manuales.

Fuente: Belvo.

fernando.gutierrez@eleconomista.mx