El crédito al consumo ha registrado una tendencia negativa desde que inició la pandemia; después de tocar niveles mínimos durante los meses de marzo y abril del 2020, ha logrado recuperarse sin éxito de volver a niveles prepandémicos.

Durante septiembre del 2021 el crédito al consumo cayó 5% en términos reales respecto del mismo mes del año previo, mientras que en el rubro particular de tarjetas de crédito la caída fue de 6.2 por ciento.

Esta tendencia negativa en la cartera vigente de la banca muestra también una problemática importante para el dinamismo general del consumo efectivo que realizan las familias en México.