El banco italiano BMPS, tercera entidad financiera del país, fracasó este jueves en su intento de hallar 5,000 millones de euros en la bolsa para su recapitalización, lo que la deja a un paso de un rescate con dinero público.

"No fue posible alcanzar la suma de 5,000 millones de euros" lamentó el Monte Paschi di Siena, que destacó que la ampliación de capital se vio afectada por la falta de "inversores de importancia".

El banco había indicado la víspera que su conversión voluntaria de obligaciones en acciones, terminada a media jornada, le permitió conseguir, virtualmente, poco más de 2,000 millones de euros, es decir, lejos del objetivo.

NOTICIA: Sigue plan de recapitalización de Monte dei Paschi

El BMPS, el banco más antiguo del mundo, es el eslabón débil del sistema bancario italiano, cuya fragilidad y créditos dudosos que probablemente jamás serán devueltos preocupan a toda Europa.

La entidad esperaba conseguir 1,000 millones de euros suplementarios del fondo Qatar Qia o una participación de otros fondos, por ejemplo chinos o estadounidenses.

"La escasa probabilidad de alcanzar la cantidad necesaria aumenta las posibilidades de un rescate público", aseguró Ipek Ozkardeskaya, analista de LCG.

NOTICIA: Monte dei Paschi continúa con plan de rescate

"Si la diferencia [entre lo conseguido y el objetivo] es limitada, el Gobierno podría intervenir e inyectar probablemente hasta 1,000 millones de euros sin recurrir" a los poseedores de títulos, opinó el economista Lorenzo Codogno, fundador de LC Macro Advisors Limited y ex director general en el ministerio de Finanzas italiano.

Pero "si falla el conjunto de la operación, el Gobierno deberá intervenir con una recapitalización preventiva", añadió.

Este proceso impone, antes de la inyección de dinero público, una contribución de accionistas y poseedores de bonos, a través de una conversión forzada de los títulos a un nivel muy inferior a su valor nominal.

'Preservar el ahorro'

Pero el Gobierno prevé un mecanismo para compensar las pérdidas de los pequeños ahorradores, ya que muchos italianos han suscrito este tipo de obligaciones sin conocer su riesgo verdadero. Poco más de 40,000 particulares tienen obligaciones BMPS.

El rescate de cuatro pequeñas entidades provocó el año pasado muchas pérdidas para los ahorradores, provocando manifestaciones y al menos un suicidio, algo que el Gobierno quiere evitar esta vez.

El miércoles, las dos cámaras del Parlamento votaron un aumento de 20,000 millones de la deuda pública, solicitado por el Gobierno para ayudar a los bancos con problemas.

Aunque el Ejecutivo se negó a citar los establecimientos que podrán beneficiarse de esas ayudas, está claro que BMPS forma parte de la lista.

Los bancos Carige, Veneto Banca o Banca Popolare di Vicenza también podrían solicitar ayuda.

El ministro de Finanzas, Pier Carlo Padoan, afirmó el miércoles que esos 20,000 millones de euros eran una medida "de precaución", "suficiente" para afrontar posibles dificultades.

La intervención pública pretende "mantener la estabilidad financiera" y "preservar el ahorro" de los italianos, añadió, recalcando que el sistema bancario era "sólido, pese a algunas situaciones de crisis".

El sistema bancario italiano en su conjunto genera gran preocupación debido a su dispersión (unos 700 establecimientos) y a la importancia de los créditos morosos en su cartera, estimados en 360,000 millones de euros, un tercio del total de la zona euro.

NOTICIA: Monte dei Paschi dará inicio con la ampliación de capital

En este contexto, el título de BMPS, que por la mañana avanzaba, al cierre de la bolsa cayó 7.48% a 15.08 euros. En lo que va del año, la acción del banco perdió 87% de su valor.

El BMPS está en dificultades desde hace años, debilitado primero por la desastrosa compra en el 2007 del banco Antonveneta, y luego por un escándalo de malversaciones, con lo que ha acumulado unas pérdidas de 14,000 millones de euros entre el 2011 y el 2015.

Desde el 2014 ha llevado a cabo dos ampliaciones de capital por un importe total de 8,000 millones de euros, un dinero que ya se esfumó.

abr