Para la agencia Moody’s, la desaceleración en la creación de empleos en México es negativa para los bancos, sobre todo para los que se enfocan en dar créditos a las familias, lo mismo que para los fondos de pensiones.

“La creación de empleo más lenta es negativa para los bancos mexicanos que se centran en el financiamiento de los consumidores, así como para aquellos que han experimentado un alto crecimiento en ese segmento. El menor empleo también es negativo para el desarrollo comercial de los fondos de pensiones obligatorios”, detalló la calificadora en una nota.

La agencia detalló que prevalece además una caída en la confianza del consumidor y corporativa, y que hay menos inversión, lo que ha debilitado las perspectivas económicas. “Esperamos que la economía de México se expanda 1.2% este año”.

En este sentido, destacó que varios bancos grandes, incluyendo Scotiabank y Banorte, y otros más pequeños, enfocados en el financiamiento al consumidor, incluidos Banco Azteca, Bancoppel y Famsa, han experimentado un crecimiento superior al promedio en sus carteras de consumo en los últimos dos años, cuando la creación de empleos aumentó el número de clientes financiables.

“La creación de empleo recibió un impulso tras las reformas del 2014, que proporcionaron a las empresas diversos incentivos fiscales y el acceso inmediato de sus empleados a los beneficios de la seguridad social y al seguro de desempleo, y motivó el registro de personal en el IMSS. Una caída en la creación de empleos expondrá a estos bancos a un deterioro más alto que el promedio en la calidad de los activos”, enfatizó.

La calificadora detalló que el crecimiento crediticio en algunos bancos ha superado el promedio del sistema, como Famsa, Scotiabank, Bancoppel, Azteca y Banorte.

Moody’s precisó que, si bien se espera un aumento de la morosidad debido a la desaceleración en la formación de empleos, el deterioro en los índices de préstamos improductivos comenzaría desde un nivel históricamente bajo.

“El índice de préstamos improductivos del sistema bancario para préstamos de consumo era de 4.3% en abril del 2019, un descenso frente a 4.6% del año anterior”, refirió.

En grandes bancos no sería significativo

Destacó que el deterioro de la calidad de activos en grandes bancos como BBVA, Citibanamex, Banorte y Santander no será significativo, porque sus carteras de consumidores están dirigidas a personas de mayores ingresos.

Además, el deterioro también se verá limitado por la suscripción prudente de los bancos, las carteras de préstamos bien diversificadas con un enfoque en préstamos comerciales de menor riesgo y una adecuada cobertura de reservas para pérdidas crediticias.

“El deterioro en Banorte será limitado porque su expansión se ha dirigido a su lista de clientes conocidos”, expuso.

En cuanto a bancos más pequeños como Azteca, BanCoppel y Famsa, cuyo enfoque principal es el financiamiento al consumo, espera que se vean más afectados

Mayor morosidad, con efecto en rentabilidad

Asimismo, Moody’s detalló que una mayor morosidad tendrá un efecto directo en la rentabilidad de los bancos, y recordó que a partir de abril del 2019 los costos crediticios consumieron 47% de las ganancias principales del sistema bancario.

De hecho, comunicó que los bancos ya han comenzado a reducir el crecimiento proyectado de sus préstamos para este año, con estimaciones que caen de 7 a 8% desde 10% a finales del año pasado.

[email protected]