Mapfre prepara un plan para esquivar las pérdidas registradas en su negocio de reaseguros que tienen un reflejo directo en el resultado del grupo, por lo que se ve obligado a anunciar una revisión de sus objetivos incluidos en su actual plan estratégico.

La aseguradora abrió varios frentes ante “el impacto derivado de la inusitada frecuencia de las grandes catástrofes en los tres últimos años”, afirma Fernando Mata, director financiero de la entidad, que dice no estar seguro de que estos hechos estén vinculados directamente con el cambio climático, aunque sí se muestra convencido de que “algo está pasando”.

La hoja de ruta diseñada por el grupo para recuperar la rentabilidad pasa por el alza de los precios para aceptar en el futuro coberturas de reaseguro de grandes riesgos, explica Mata. En paralelo, Mapfre aplicará una selección de riesgos más restrictiva, sin que esto signifique que “vayamos a abandonar zonas o a modificar la estrategia global actual”.

Además, el grupo invertirá en dotarse de mejores modelos predictivos para tratar de amortiguar el impacto de los costos por las catástrofes, añade el director financiero del grupo.

Mapfre anunció el 13 de diciembre pasado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores que dará a conocer en su próxima junta de accionistas, que se celebrará el 13 de marzo de este año, la revisión de los objetivos de su plan estratégico del 2019-2021.

Impacto

Esta iniciativa se produce tras registrar un impacto entre 130 y 140 millones de euros en su resultado atribuible al 2019, según las estimaciones efectuadas por la compañía a partir de las comunicaciones de las aseguradoras cedentes (las que contratan el reaseguro con Mapfre).

La revisión se pone en marcha ante “el aumento extraordinario de los costos”, provocados por los tifones Faxai y Hagibis, que azotaron Japón en septiembre y octubre pasados. A esto se suma el efecto de los daños producidos en los disturbios en Chile.

Mapfre Re, la reaseguradora del grupo, tuvo un volumen de primas de 4,083 millones de euros en los nueve primeros meses del año, 7.6% más que en el mismo periodo del ejercicio precedente. Su resultado cayó 17.6%, hasta 102 millones. Por regiones, el grupo sitúa 48.3% de su negocio de reaseguros en Eurasia, 28.4% en Latinoamérica y 21% en Norteamérica.

El grupo presidido por Antonio Huertas también se vio impactado en los nueve primeros meses del 2019 por el deterioro de su fondo de comercio, al aplicar la normativa internacional de contabilidad igual que el resto de los grandes grupos.

Por su filial Mapfre Asistencia proveyó un total de 77 millones de euros. De ellos, 48 millones corresponden a Reino Unido por el descenso de las expectativas de beneficios futuros en el país por la aplicación del Brexit y 17 millones de euros para sanear el fondo de comercio de sus entidades de asistencia en Estados Unidos y Canadá. Las provisiones se completan con 11 millones de euros por la reestructuración en países no rentables.

Seguros en números

• Mapfre cuenta con una cartera que ronda 29 millones de clientes.

• A nivel global tiene casi 5,300 oficinas.

• Tiene más de 35,000 empleados y 86,500 intermediarios.

• Su beneficio neto ascendió a 529 millones de euros en el 2018.

Cuenta de resultados

• Ingresos consolidados 26,590 mde

• Primas 22,537 mde

• Beneficio atribuible 529 mde

• Ratio combinado 97.6 %

[email protected]