El sector de las sociedades cooperativas de ahorro y préstamo (socaps) tuvo un comportamiento favorable durante el primer trimestre del año sobre cómo sus socios ahorran y solicitan crédito en estas instituciones; sin embargo, su utilidad tuvo una desaceleración en dicho periodo.

De acuerdo con la información publicada por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) al primer trimestre del año, el sector de las socaps, compuesto por 156 organizaciones, arrojó un saldo en su cartera de crédito de 107,109 millones de pesos, un crecimiento anual de 6.9%, mientras que su captación, presentó un saldo de 139,471 millones de pesos, 7.8% respecto al mismo periodo del 2019.

Pese a estos crecimientos, su utilidad tuvo una caída, pues durante el primer trimestre la ganancia neta del sector fue de 876 millones de pesos, es decir una variación porcentual de  -19.3% respecto al mismo periodo del año anterior, cuando fue de 1,051 millones de pesos.

La CNBV explicó que dicha variación se debió principalmente a los aumentos que realizó el sector en el rubro de estimaciones preventivas para riesgos crediticios, además de un aumento en sus gastos de administración y promoción.

“Los activos totales del sector sumaron 175,167 millones de pesos, lo que significó una variación real anual de 8.1 por ciento. Esto se explica por el crecimiento de algunas socaps, destacando Caja Popular Mexicana, cuyos activos pasaron de 55,014 millones en marzo de 2019 a 62,771 millones en el mismo mes de 2020”, destacó la CNBV.

La utilidad que arrojan las cooperativas de ahorro sirve para ofrecer a sus socios recompensas, ya sea en especie o de condiciones favorables en productos de ahorro y crédito, ya que estas entidades, a diferencias de otras organizaciones como los bancos, son instituciones sin fines de lucro, que tienen la finalidad de ofrecer servicios financieros a sus socios.

Ahorro y crédito

Poco más de 90% de la captación total que el sector de las socaps tuvo en el primer trimestre del año, estuvo compuesto por el ahorro tradicional, el cual presentó un saldo de 138,925 millones de pesos, es decir un crecimiento de 7.7% de forma anual. Asimismo, los préstamos bancarios y de otros organismos crecieron 37.7% al presentar un saldo de 546 millones de pesos.

Respecto a su cartera de crédito, los créditos a la vivienda fueron los que tuvieron un crecimiento de forma anual en el primer trimestre del año, al incrementar su saldo en 15.3% para ubicarse en 8,890 millones de pesos.

Asimismo, los créditos comerciales presentaron en el primer trimestre del año un crecimiento anual de 7.1%, respecto al mismo periodo del 2019, al arrojar un saldo de los 22,418 millones de pesos; mientras que los créditos de consumo presentaron un saldo de 75,801 millones de pesos, es decir, una variación anual de 6 por ciento.

La morosidad de la cartera de crédito total presentó en los primeros tres meses del 2020 un ligero incremento respecto al mismo periodo del 2019, al ubicarse en 4.52%, es decir 0.11 puntos porcentuales más que en el primer trimestre que el año anterior.