En medio de una acusación a la sociedad financiera popular (sofipo) más grande del país en cuestión de activos, Libertad Servicios Financieros, por la presunta existencia de acreditados fantasmas que favorecieron el enriquecimiento ilícito de algunos de sus ex directivos, los problemas para esta entidad continúan, ya que se vislumbra que estalle una huelga en sus instalaciones debido a que sus trabajadores se encuentran inconformes con las condiciones en las que laboran actualmente.

Ayer, durante una audiencia en la Junta de Conciliación y Arbitraje de la ciudad de México, los representantes legales del sindicato de los trabajadores de la sofipo y los de la empresa no pudieron llegar a un acuerdo en beneficio de ambas partes, por lo que el estallamiento de la huelga programada para el próximo 24 de enero cada vez es más factible; sin embargo, se espera que el próximo viernes se llegue a una solución cuando nuevamente ambas partes se reúnan y así se evite el paro.

En entrevista, Yvett de Guadalupe Coutiño, apoderada legal del Sindicato Nacional de Trabajadores y Empleados en Cooperativas de Cajas de Ahorro y Préstamos, Similares de la República Mexicana, informó que en dicha audiencia ambas partes no pudieron llegar a un acuerdo porque no hay interés de la parte patronal en revisar un aumento salarial a los cerca de 1,300 trabajadores de la sofipo.

Hoy estuvimos en una audiencia conciliatoria en periodo de pre-huelga, desafortunadamente la parte patronal nos comenta que no tiene interés en revisar el incremento salarial que solicitamos, que ha sido motivo de este emplazamiento de huelga, ni de cubrir las prestaciones por violaciones al contrato colectivo de trabajo , dijo Coutiño.

La apoderada legal del sindicato titular del contrato colectivo de trabajo que rigen las relaciones obrero-patronales de la sofipo explicó que lo que los trabajadores buscan es una solución sin llegar a la huelga, pero eso no significa renunciar a sus derechos .

Los trabajadores de la sofipo piden un incremento salarial de 23%, así como el retorno de las prestaciones que tenían antes de la llegada a la presidencia de la sofipo de Martín Díaz Álvarez, en diciembre del 2012, que posteriormente fue sustituido, ante los señalamientos que se le hicieron por el caso Oceanografía, por Carlos Septién Michel; sin embargo, la llegada de un nuevo presidente no hizo que la empresa se flexibilizara para llegar a una negociación con los trabajadores.

Cuando llegó Díaz Álvarez a la presidencia de la sofipo también se incorporó una outsorcing de nombre Elvag Central Impulsora, que tomó el control de la mayoría de los empleados y se les establecieron otras condiciones laborales que ya no incluían las prestaciones con las que contaban hasta ese momento.

La Junta de Conciliación y Arbitraje nos señaló una junta conciliatoria nuevamente en periodo de prehuelga para el 23 de enero a las 10 de la mañana. Sigue firme la misma fecha para que la huelga estalle el primer minuto del 24 de enero.