En el primer año de Carlos Martínez Velázquez como director del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit), esta hipotecaria del estado prevé una colocación de 527,796 créditos, de los cuales 377,796 serían hipotecarios y 150,000 para mejora y remodelación.

Según las cifras de los planes para este 2019 del organismo, esta colocación de 527,796 créditos sería mayor en 5% a la meta prevista para el 2018, que era de 501,982 financiamientos.

Con esta colocación, el organismo a cargo de Carlos Martínez prevé una derrama para este 2019 de 209,952 millones de pesos, es decir, un aumento de 11% en términos reales respecto a la meta del 2018, que fue de 182,438 millones de pesos.

De acuerdo con el organismo, para este 2019 se prevé dar una atención especial a los trabajadores que cuentan con ingresos de hasta cuatro salarios mínimos, pues más de la mitad de su colocación en créditos hipotecarios iría para este rubro.

“El Infonavit refrenda una vez más su fuerte orientación social dando atención prioritaria a los derechohabientes de menores ingresos. Por lo cual, en el 2019, 54% del total de los créditos hipotecarios serán destinados a trabajadores con ingresos de hasta cuatro salarios mínimos”, se puede leer en uno de sus reportes.

Por entidad federativa, el Infonavit tendría una mayor actividad en este 2019 en Nuevo León, con una colocación de 64,522 créditos, seguido de Jalisco, con 41,162 préstamos; Chihuahua, con 36,917 financiamientos, y el Estado de México con 34,279 créditos.

Según el organismo, a cargo de Carlos Martínez Velázquez, el crédito promedio para el 2019 se espera sea de 425,295 pesos, es decir, que sería superior al registrado en el 2010, que fue de 245,717 pesos.

Cifras no serían definitivas

A pesar de que las cifras previstas para el 2019 son superiores a las metas iniciales del 2018, las proyecciones no necesariamente resultarían mayores a los hechos, pues a una semana de que concluyera el 2018, el Infonavit ya superaba por 5.78% la meta inicial del año anterior.

Según cifras del organismo al 23 de diciembre del 2018, el organismo ya presentaba una colocación de 537,074 financiamientos, es decir, superior a la meta de todo el año anterior, que fue de 501,982 créditos. Los más de 530,000 financiamientos colocados durante el 2018 son 1.8% mayor a los 527,796 créditos que se prevén colocar en el 2019.

A inicios de diciembre pasado, antes de dejar la dirección general del Infonavit, David Penchyna Grub, aseguró que el Instituto cerraría el 2018 con una colocación de 546,000 financiamientos y una derrama de 246,000 millones de pesos.

Desde 1972 hasta septiembre del 2018 el Infonavit colocó 10 millones 291,443 financiamientos, de los cuales 9 millones fueron hipotecarios y 1 millón 290,564 de mejoramiento.

Crece más que la banca

De acuerdo con el Infonavit, entre el 2010 y lo estimado con el 2019, el organismo presentará una tasa anual de crecimiento en su financiamiento de 3.98%, cuando en el mismo periodo la banca observaría un dinamismo de 1.66 por ciento.

Asimismo, el organismo indicó tener una visión más social que la banca múltiple al apoyar a los derechohabientes de más bajos ingresos.

“Al cierre de septiembre del 2018, el Infonavit originó 31.79% de sus créditos hipotecarios para derechohabientes con ingresos por debajo de 2.6 UMA (hasta 6,370 pesos mensuales); en comparación con la banca comercial que originó únicamente el 0.20% de sus créditos hipotecarios en trabajadores en el mismo intervalo salarial”, se puede leer en otro de los informes del instituto.

Para este año, el Infonavit trabajará en la autenticación de la identidad por medio de dispositivos con tecnología biométrica, con el fin de evitar la suplantación de identidad, además de que reforzará la información respecto a las soluciones de cobranza social, con la finalidad de que sus derechohabientes no pierdan su patrimonio.

“Como parte de la transformación digital, durante el 2019 se trabajará en la autenticación de la identidad por medio de dispositivos digitales (biométricos) en los principales servicios otorgados a los derechohabientes, lo cual brindará mayor certidumbre al evitar la suplantación de identidad”, indicó el Instituto en uno de sus planes para este 2019.

“En el 2019 se dará prioridad al diseño de un nuevo producto de reestructura para acreditados que presenten algún problema para pagar el crédito debido a una disminución en sus ingresos o pérdida de empleo, de tal forma que con la  reestructura temporal puedan continuar pagando su hipoteca en tanto resuelven la contingencia que generó la disminución de sus ingresos”, añadió.

Además, de acuerdo con lo expresado por su actual director general, Carlos Martínez Velázquez, el organismo prevé al menos la reestructura de 160,000 financiamientos que fueron originados en Veces Salarios Mínimos a pesos, con el fin de que los acreditados tuvieran certeza de cuánto pagarían durante la vida de su crédito.