Los limitados incentivos fiscales y financieros otorgados por el gobierno en el contexto de la pandemia del Covid-19, tendrán un impacto en los intermediarios financieros no bancarios dada su exposición en segmentos desatendidos por la banca, tales como las pequeñas y medianas empresas (pymes), indicó Verónica Chau, directora de Instituciones Financieras de Fitch Ratings.

Durante la Semana Digital de la Asociación de Sociedades Financieras de Objeto Múltiple (Asofom), Chau indicó que los apoyos gubernamentales ofrecidos en el contexto de la pandemia han sido enfocados a micronegocios y personas físicas y en menor grado a las pymes, lo que afectará tanto a los intermediarios con presencia en este segmento, como a la economía en general.

“Vemos una respuesta fiscal y estímulos financieros limitados para las pymes. Los apoyos directos que se anunciaron al inicio de la pandemia estaban más relacionados con el apoyo directo a personas físicas o individuos... Sin que el incentivo hacia las pymes se viera llegar de forma sustancial o relevante”, comentó Chau.

De acuerdo con Chau, esto es preocupante debido al peso de las pymes en la economía en general, las cuales aportan  50% de los ingresos generados por todas las empresas del país y dan empleo a más de 50% de la población.

“Aunque los apoyos están llegando de forma directa a una porción de la población de bajos ingresos, o vulnerable, las pymes son generadoras de empleo y los programas son insuficientes para estimular su supervivencia posterior a la crisis, esto pone retos relevantes al desempeño general de ellas y de la economía”, acotó la representante de Fitch y contrastó que México tiene incentivos gubernamentales limitados respecto a otros países como Chile o Brasil.

Para Chau, los incentivos limitados para las pymes también significarán un impacto en la liquidez de las economías familiares.

“Es una lista de apoyos gubernamentales relativamente amplia, pero dado el tamaño de la economía en México, el número de jugadores de micro, pequeñas y medianas empresas, representa un porcentaje bajo, es decir estos apoyos no están teniendo el suficiente impacto para las mipymes, que al final representan, o de ellas deriva, el ingreso de las economías familiares”.

Verónica Chau apuntó que este contexto representa riesgos para los intermediarios financieros no bancarios enfocados a pymes o microcréditos respecto a su calidad de activos, rentabilidad y niveles de apalancamiento.

“El entorno operativo es un factor de alta importancia. Hoy en todos los países de América Latina, es un factor exógeno que está impactando el desempeño de las instituciones financieras... Estos tres factores en general, están siendo presionados dentro de la pandemia en México y están ampliamente interrelacionado entre ellos”, detalló Chau.

Calificación en riesgo

En este entorno,  recordó que las acciones emprendidas por los gobiernos también pueden incidir en las calificaciones que asigna Fitch Ratings para el presente y futuro de las instituciones financieras.

Chau resaltó que, si bien en México ha habido en los últimos meses una baja en la tasa de referencia, ésta todavía es alta respecto a la que se tiene en otros países de América Latina, por lo que espera en el corto plazo una disminución de la tasa actual, de 4.25 por ciento.

“La baja en la tasa ha sido parte de las acciones de política para estimular el crecimiento económico. En México hemos visto una baja de más o menos 300 puntos base y Fitch espera que baje 25 puntos base más... Pero dependerá mucho de cómo se sigan desarrollando los eventos económicos a nivel global”, declaró.

Consolidación y fintech

La especialista de Fitch Ratings comentó que la pandemia obligará a una mayor consolidación dentro de algunos sectores del sistema financiero, tal y como ya se ha visto en los últimos meses con la compra de Te Creemos Holding de la cartera de Finsol, así como más alianzas entre este tipo de intermediarios y las fintech.

“Esperamos ver consolidaciones en toda la región. El número de financieras no bancarias es muy relevante, estamos empezando a ver compras de cartera, vamos a ver oportunidades de fusiones y adquisiciones”, detalló y apuntó que es necesario que los intermediarios se alisten ante la posible reactivación económica, donde se demandará mayor financiamiento.

fenando.gutierrez@eleconomista.mx