En México, iniciativas como El Buen Fin, donde se promueve el consumo especialmente con promociones de meses sin intereses, pueden impactar de manera negativa en el bolsillo de las personas en el contexto de poco crecimiento del país, por lo que es necesario incentivar más el ahorro, indicó Gerd Weissbach, director general del departamento de América Latina y el Caribe de la Fundación Alemana de Cajas de Ahorro para la Cooperación Internacional (Sparkassenstiftung).

En entrevista, Weissbach comentó que de acuerdo con la experiencia de la Sparkassenstiftung , es más sostenible que las personas generen ahorro porque “así no se gasta lo que no se tiene”, como lo pueden hacer con las promociones a meses sin intereses con tarjetas de crédito.

“Con el Buen Fin, las personas se van a endeudar más. Al final, si hacemos las cuentas y comparamos tasas de interés que cobran, es más eficiente ahorrar el dinero y con el dinero ahorrado pueden consumir mucho más, no se tienen que pagar intereses de crédito, eso es muy diferente”, detalló Weissbach.

“Queremos empujar la economía, pero de una forma sana, no gastando algo que no tenemos, por eso la cultura financiera es importante”, agregó.

Las cajas de ahorro en Alemania tienen una historia de más de 230 años. En la actualidad, las 384 cajas de ahorro alemanas conforman uno de los grupos financieros más grandes de Europa.

En México, las cajas alemanas, por medio de la Sparkassenstiftung, buscan, con esquemas de consultoría, replicar parte del modelo de estas instituciones financieras, las cuales se han posicionado incluso por arriba de los bancos entre la población de Alemania.

En América Latina, la Sparkassenstiftung comenzó su trabajo de consultoría en 1991, cuando llegó a Perú para implementar el modelo de cajas municipales en dicho país. En México, la fundación está desde el 2000 y se ha concentrado en apoyar programas, especialmente de ahorro, con entidades del sector de ahorro y crédito popular.

Según Weissbach, el sector de ahorro y crédito popular, especialmente las cooperativas de ahorro y préstamo, se ha hecho mucho más sólido respecto a su situación en el 2000; sin embargo, todavía tienen el reto de continuar en su labor de fomento al ahorro en las localidades más pobres del país.