Los bancos catalogados en el 2016 como de Importancia Sistémica Local en México cumplieron (con creces), en su primer año de designación como tales, con el suplemento de conservación de capital adicional requerido, de acuerdo con información de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

Con base en lo establecido por el Comité de Basilea de Supervisión Bancaria, los bancos de Importancia Sistémica Local son aquellos cuya quiebra potencial pudiera afectar la estabilidad del sistema financiero o de la economía de un país. A éstos se les pide, desde el 2016, un suplemento de capital.

En el caso de México, el capital mínimo requerido para todos los bancos es de 10.5%, pero los de Importancia Sistémica Local deben cumplir con un suplemento adicional a cubrir en los próximos cuatro años, el cual se determina dependiendo del tamaño de la institución.

BBVA Bancomer, el banco más grande del sistema, tiene que cubrir 1.50 puntos adicionales a 10.50% en dicho periodo (25% cada año); Banamex y Santander, por su parte, 1.20 puntos más, mientras que Banorte, 0.90 puntos, y HSBC, Inbursa y Scotiabank, 0.60 puntos cada uno.

De esta manera, sólo en el 2016 BBVA Bancomer tenía que cubrir 0.38 puntos porcentuales más (de los 1.50 puntos a cubrir en cuatro años) para cerrar el año con 10.88% de capital mínimo requerido; Banamex y Santander, 0.30 puntos cada uno, para quedar en 10.80%; Banorte, 0.23 puntos, para quedar en 10.73%, y HSBC, Scotiabank e Inbursa, 0.15 puntos, para quedar en 10.65% cada uno.

Sin embargo, desde antes de ser catalogados por la autoridad como de Importancia Sistémica Local, estos siete bancos ( conocidos como el G7) rebasan con creces no sólo el capital mínimo requerido para el 2016, sino (hasta ahora) lo que se les pide de suplemento de capital para los próximos cuatro años.

Las instituciones designadas como de Importancia Sistémica Local cumplen con el porcentaje correspondiente del Suplemento de Conservación de Capital Sistémico a reconocer durante el primer año , indica la CNBV en su reporte.

Y es que, con base en las Alertas Tempranas de la CNBV de diciembre pasado, BBVA Bancomer contaba con un Índice de Capitalización (Icap) de 13.73%, mayor a 10.88% requerido para ese año, por ser de Importancia Sistémica Local.

En tanto, Banamex cerró el 2016 con un Icap de 14.36%; Santander, con 15.74%; Banorte, con 15.30%; HSBC, con 12.88%; Scotiabank, con 13.82%, e Inbursa, con 18.48 por ciento. Todos, con un capital muy por arriba del mínimo requerido tanto a la totalidad de los bancos, como a los catalogados como de Importancia Sistémica Local.

Tanto la autoridad como los propios bancos han enfatizado que estos nuevos requerimientos de capital, derivados de su importancia sistémica, no les representarían mayor problema, dado que desde hace algunos años los niveles de capitalización de la banca en general están por arriba del mínimo requerido.

Fue en mayo del 2016 cuando la CNBV catalogó por primera vez en México a los bancos de importancia sistémica local; situación que, de acuerdo con lo establecido, ratificó apenas en diciembre pasado.

Sector bien capitalizado

En general, según la CNBV, al cierre de diciembre del 2016 el Icap de la banca múltiple en general en México se ubicó en 14.90%, con un Coeficiente de Capital Básico (CCB) de 13.22% y un Coeficiente de Capital Fundamental (CCF) de 12.76 por ciento.

Todas las instituciones en operación se ubicaron en la categoría de alertas tempranas y cumplen con el requerimiento mínimo de capitalización de 8% más el suplemento de conservación de capital de 2.5% constituido con capital fundamental, que implica un Icap de 10.5% , refiere el órgano regulador.

Los bancos que tenían el Icap más alto a esa fecha fueron: Pagatodo, con 667%; UBS, con 451%; Dondé Banco, con 79%; ICBC, con 64%, y Forjadores, con 46.62 por ciento.

En contraparte, los del Icap más bajo, pero aun así por arriba del mínimo requerido, fueron: InvestaBank, con 11.90%; Banco del Bajío, 12.09%; Banco Ahorro Famsa, 12.22%; Banregio, 12.45%, e Inmobiliario Mexicano, 12.57 por ciento.

Hoy día en México operan 47 bancos, y el 2016 lo cerraron con una cartera superior a los 4 billones de pesos.

Los bancos han dicho que, pese al entorno de volatilidad actual, el sector está bien líquido, capitalizado y listo para seguir prestando de manera sana. El crecimiento de la cartera el año pasado fue dos dígitos.

El Índice de Capitalización sigue manteniéndose inclusive por arriba del que teníamos el año pasado y la liquidez del sistema sigue siendo muy favorable, y esto, si nos comparamos con otros sistemas financieros, es realmente envidiable; porque en general en el mundo, en particular para ciertas economías desarrolladas, por algunas circunstancias los índices de liquidez son bastante bajos , afirmó hace unas semanas Luis Robles Miaja, presidente de la Asociación de Bancos de México.

eduardo.juarez@eleconomista.mx