El monto de las remesas que ingresarán a México provenientes de Estados Unidos en el 2017 permanecerá sin cambios respecto del año pasado, cuando alcanzó un nivel récord de 27,000 millones de dólares, de acuerdo con el banco de inversión Merrill Lynch.

En un análisis publicado este miércoles, el banco de inversión con sede en Nueva York indicó que el monto de las remesas medidas en dólares permanecerá sin cambios durante el presente año debido a una combinación de factores.

Uno de los factores positivos es que el mercado de trabajo en Estados Unidos sigue mejorando, lo que significa que la tasa de desempleo caería a 4.6% del Producto Interno Bruto (PIB) en el 2017, de 4.9% del año pasado, además de que aumentarán los salarios, de acuerdo con las estimaciones del banco.

Otro factor positivo es que la emigración a Estados Unidos desde México continúa, aunque a niveles mucho más bajos que antes de la crisis financiera y pese a que la migración neta es ahora negativa, con más gente mudándose al país latinoamericano que mexicanos trasladándose a territorio estadounidense.

El principal factor negativo para el monto de remesas es que podrían perder el impulso que recibieron antes de las elecciones estadunidenses. Este impulso significó un aumento de 33%, medido en pesos, en el monto de estos recursos en los últimos cuatro meses del año anterior.

Asimismo, otros factores que podrían reducir el monto de las remesas provienen de la aplicación de políticas más duras contra la migración en Estados Unidos, como la implementación de impuestos para financiar el costo del muro propuesto por el presidente estadounidense, Donald Trump.

No obstante, Merrill Lynch consideró, que Trump ha suavizado en las semanas recientes su retórica en torno a la posible fiscalización de las remesas.

Otro riesgo potencial viene de una mayor deportación de migrantes indocumentados, luego de que Trump firmó una orden que permite expulsar a una población más amplia de inmigrantes.

Merrill Lynch recordó que el monto de las remesas recibidas en México en el 2016 fue cercano a 3% del PIB, en tanto que en el 2014 fue inferior al 2% del PIB.