El Fondo Monetario Internacional (FMI) pidió a los bancos centrales que se aseguren de que una fuga de capitales de los mercados de los países en desarrollo no conduzca a una crisis internacional de crédito.

Un portavoz del FMI dijo que algunos mercados emergentes necesitan tomar medidas urgentes para que mejoren sus economías, que están bajo la amenaza de una reciente corriente vendedora en mercados desde India hasta Brasil.

Las turbulencias subrayan la necesidad de que los bancos centrales vigilen las condiciones de liquidez en los mercados internacionales de capitales , dijo el portavoz.

Muchos inversionistas culpan de la corriente vendedora a la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), que recientemente comenzó a reducir su programa de compra de bonos para estimular a la economía. Varios banqueros centrales de países pobres comparten esa visión porque la enorme cantidad de dinero que imprimió la Fed elevó los precios de los activos en esos mercados.

Estoy diciendo que Estados Unidos debería preocuparse de los efectos de sus políticas en el resto del mundo , dijo Raghuram Rajan, gobernador del Banco Central de India, un día después de criticar lo que consideró un desmoronamiento de la coordinación monetaria mundial.

El FMI informó que algunos países emergentes necesitan mirarse al espejo cuando buscan las causas de la volatilidad.

José Viñals, consejero financiero y director del Departamento de Mercados de Capitales, había dicho que la Fed actuaba prudentemente y que gran parte de la corriente vendedora tiene que ver con un grupo de economías emergentes.

El portavoz del FMI se explayó aún más, al argumentar que varios países pobres tienen fundamentos sólidos con grandes reservas de divisas y margen para embarcarse en estímulos fiscales. Otros, no obstante, están mostrando que necesitan medidas de políticas urgentes para mejorar sus fundamentos y restaurar su credibilidad .