Los bancos europeos serán sometidos el próximo año a pruebas de solvencia para medir sus resistencia financiera ante condiciones adversas, dijeron reguladores este jueves, aunque ninguno puede fracasar ya que no habrá un capital de riesgo mínimo.

El ejercicio se produce tras años de pruebas anuales para evaluar la fortaleza del capital de los bancos tras la crisis financiera, pero marca una nueva fase donde las entidades no están obligadas inmediatamente a reconocer y cubrir nuevas brechas financieras.

NOTICIA: Santander y Deutsche no pasan segundo test de estrés

Algunos criticaron las pruebas de solvencia anteriores al considerarlas muy generosas, como cuando no encontraron debilidad en los prestamistas irlandeses apenas meses antes de que el país casi fuera declarado en bancarrota debido a sus dificultades financieras.

Los bancos griegos aprobaron las pruebas de solvencia el año pasado antes de que la agitación política requiriera una nueva revisión la semana pasada.

NOTICIA: Reprobará 25% de bancos las pruebas de estrés

En la última ronda de revisiones, que se iniciarán en febrero del próximo año, 53 bancos serán evaluados. La Autoridad Bancaria Europea (EBA), que establece los estándares para la evaluación, dijo que el proceso desafiaría los planes de capitalización de los bancos.

La autoridad con sede en Londres dijo que también sería más fácil comparar la resistencia de los bancos en la Unión Europea. El Banco Central Europeo evaluará a los bancos en 10 de los 19 países que utilizan el euro como moneda.

erp