Un total de 9,933 empleados del sector central de la Secretaría de Educación Pública (SEP) contaba a diciembre del 2013 con algún tipo de crédito con descuento vía nómina, según datos de la propia dependencia. Sin embargo, no se precisó a qué áreas estaban adscritos tales trabajadores.

Lo que sí detalló la SEP, con base en una solicitud de información, es que a cada uno de esos servidores públicos que tenían contratado un crédito de nómina, se les descontaban en promedio 558.86 pesos quincenales para pagar en automático sus adeudos con las firmas llamadas nomineras . Ello daba un aproximado de 5.5 millones de pesos cada quince días.

La SEP tiene convenios con nueve empresas no bancarias especializadas en créditos con descuentos vía nómina: Consupago (con 1,953 empleados financiados), Crediamigo (1,751), Crédito Maestro (1,368), Credifiel (1,335), Credenz (1,374), Kondinero (943), ?Financiera Fortaleza (879), Attendo (256) y Primero Dinero (74).

Fue desde el 2009, según información proporcionada por la misma dependencia, cuando comenzaron a asignarse convenios de este tipo. El primero fue con Consupago durante ese mismo año; en el 2010, con Crediamigo, Crédito Maestro, Credifiel, Credenz, Kondinero y Financiera Fortaleza; en 2011, con Attendo, y en octubre del 2012, con Primero Dinero. En este periodo pasaron por la SEP tres titulares: Josefina Vázquez Mota, Alonso Lujambio Irázabal y José Ángel Córdova Villalobos.

Según la SEP, la manera en la que estas empresas llegan a sus empleados es la siguiente: Según lo observado, afuera de los edificios de la SEP, las empresas colocadoras tienen empleados que reparten tarjetas y volantes promocionando sus servicios .

El Economista ha dado a conocer que en los empleados públicos de los diferentes niveles y áreas de gobierno es donde las empresas de nómina (principalmente las sociedades financieras de objeto múltiple no reguladas -sofomes ENR), tienen el grueso de su negocio, ya que firman convenios con las dependencias, sindicatos y hasta universidades públicas para llegar a los funcionarios; éstos contratan los créditos y con un aval previo se les descuenta en automático su respectivo pago de su salario cada quincena.

Especial atención merece el sector educativo, pues independientemente de los empleados del sector central de la SEP a los que se hace referencia con anterioridad, los maestros, primordialmente los afiliados al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, son los principales clientes de algunas nomineras .

A finales de noviembre del 2013, el gobierno federal anunció el rescate conocido como Profeproa, que consiste en la posibilidad de refinanciar hasta 300 mil créditos que tenían maestros con este tipo de empresas, ya que las altas tasas de interés que les cobraban repercutían de manera importante en sus salarios finales. De esta manera, el Bansefi obtendrá la cartera de los profesores que así lo deseen y éstos seguirán pagando sus respectivos adeudos pero a instituciones públicas y a tasas mucho más bajas.

Son 16 sofomes ENR las que concentran cerca de 95% de los créditos de nómina no bancarios.

[email protected]