El Congreso citó a comparecer a funcionarios de la Secretaría de Hacienda, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) y la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), para que expliquen el impacto que prevé el gobierno federal con el acotamiento de las transacciones en dólares en los bancos.

Senadores y diputados integrantes de la Tercera Comisión del Congreso Permanente aprobaron un punto de acuerdo para citar a comparecer al subsecretario de Hacienda, Alejandro Werner, al titular de la CNBV, Guillermo Babatz, y al subsecretario de Turismo, Alejandro Moreno Medina.

Los legisladores consideran que la serie de medidas anunciadas por la Secretaría de Hacienda para limitar las operaciones en dólares en los bancos, para cerrar el paso a recursos ilícitos no explican los daños que podría tener el sector turístico, el cual ya se vio afectado por la contingencia sanitaria del año pasado por el brote del virus de influenza humana.

Aunque al parecer, estuvo previsto el uso de la divisa en algunas actividades económicas, el secretario (de Hacienda, Ernesto Cordero) omitió mencionar cómo afectarían estas medidas en la zona fronteriza del país, donde existe un mayor intercambio comercial y es intensivo el uso del dólar , refiere el punto de acuerdo que promovieron los senadores priístas: Rogelio Rueda, Fernando Castro Trenti y el diputado Silvio Lagos Galindo.

A efecto de que informe y explique a detalle de las medidas para regular las operaciones con dólares en efectivo en bancos mexicanos; así como sobre la afectación que tendrán las citadas medidas en la actividad económica del país, en especial en el sector turismo y en su zona fronteriza .

En tanto, durante la reunión de trabajo de esa Comisión, se fijó como fecha el próximo martes para la comparecencia del titular del IMSS, Daniel Karam, y de la Secretaría del Trabajo, Javier Lozano, para que expliquen las supuestas inconsistencias en los números del gobierno sobre creación de empleos formales e informales.

La semana pasada, la SHCP anunció que se limitaría la compra de dólares en los bancos que operan en el país a 4,000 dólares por cuentahabiente y 7,000 dólares por empresa.

Las medidas se implementaron, pues dice el gobierno que existen 10,000 millones de dólares de procedencia sospechosa, por cual se tratará de acotar el uso de la moneda de Estados Unidos.

[email protected]