Aunque para el sector de instituciones de tecnología financiera (Fintech) hay algunas medidas regulatorias restrictivas en las disposiciones secundaria de su marco normativo, para el presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), Bernardo González Rosas, todas estas reglas tienen razón de ser y se busca un equilibrio para no matar la innovación, pero también para proteger al sistema financiero, así como a sus usuarios.

En su participación en el Finnosummit 2018, González Rosas indicó que tan solo en el tema de los límites a las empresas de financiamiento colectivo, se buscó una regulación que no genere asimetrías con otras formas de conseguir financiamiento, por ejemplo, en el mercado de valores, donde la carga regulatoria es más pesada.

"Nos importa que haya competencia y que haya competencia entre diferencias figuras", expresó.

De acuerdo con las disposiciones de las leyes secundarias, los límites en los proyectos de las plataformas de fondeo colectivo van desde los 300,000 pesos hasta los 10 millones de pesos de acuerdo con el tipo de crowdfunding y puede haber excepciones de hasta 44 millones de pesos.

Respecto a los requerimientos de capital mínimo, donde se piden montos desde los 3 hasta los 4 millones de pesos, González Rosas acotó que estas exigencias se dan para que las plataformas puedan soportar pérdidas mientras éstas alcanzan su punto de equilibrio.