Víctor Manuel Requejo es un especialista en materia de financiamiento hipotecario. Sabe que hoy el sector de la vivienda viene de algunos años de crisis y retrocesos, y que algunas de las más grandes constructoras del país todavía arrastran problemas de solvencia. Sin embargo, su apuesta sigue siendo por este rubro, ya que, dice, todo mundo trabaja y vive bajo techo, además de que hay una amplia necesidad de casas y al mismo tiempo interés de otros inversionistas.

Con más de 50 años de experiencia en el ramo, fundador y Director en su momento de Hipotecaria Nacional, sofol que llegó a ser la más importante en materia de financiamiento de vivienda y que ahora es uno de los brazos fuertes de ?BBVA Bancomer, Requejo dirige en la actualidad al nuevo Banco Inmobiliario Mexicano, el único realmente especializado en este rubro, lo que, afirma, puede ser una ventaja.

En entrevista, comenta que de los 44 bancos que estaban autorizados a finales del año pasado, siete manejaban 83% de la captación y 84% del crédito, y cinco de éstos tienen su centro de decisiones en el extranjero, por lo que la mayoría de los bancos, dice, es muy débil.

Banco Inmobiliario Mexicano, antes una sofom, inició operaciones como tal en octubre pasado. Cuenta con 300 clientes, principalmente pequeñas y medianas empresas (pymes); 75% de sus créditos es puente; presenta una morosidad promedio de 4.5% y cuenta con 22 oficinas de atención.

Aun con la situación del sector, ¿regresa al mercado bancario y en el rubro inmobiliario?

Sí, porque pensamos que es un nicho que puede ser exitoso. Los bancos pequeños se han convertido en bancos de nicho y gracias a esos nichos específicos pueden hacer negocios y subsistir. Y eso es lo que buscamos, y el nicho que hemos escogido es el inmobiliario, y no es sólo vivienda, sino financiar casi cualquier tipo de inmueble, como oficinas o centros comerciales.

Hay muchos bancos con muchas otras operaciones. Éste es el único banco que se dedica solamente al sector inmobiliario. Pensamos que ésa puede ser una ventaja, espero que no sea una desventaja.

El 2014 será un mejor año, pues las reglas están definidas para operar. La Conavi, que en años anteriores anduvo con tantos problemas para los subsidios, ahora comenzó a pagar a partir del 7 de enero. La Sociedad Hipotecaria Federal está en el mercado, invirtiendo mucho dinero, los promotores no pueden quejarse de que faltan recursos.

¿Ustedes participan en estos nuevos proyectos del gobierno?

Todos los proyectos nos los está financiando la banca de desarrollo; la Sociedad Hipotecaria Federal nos los financia y la Conavi da subsidios a los adquirientes de las viviendas.

¿Financian a alguna de las constructoras grandes que hoy tienen problemas?

No, porque no teníamos capacidad para atenderlas. Recibían cantidades muy grandes de recursos: 300 millones, 500 millones, 1,000 millones, y nosotros no los teníamos, y aparte las tasas de interés que les cobraban son de privilegio. Nosotros no podíamos atenderlas y no nos convidaron de sus problemas.

¿Quiénes son sus clientes principales?

El crédito promedio que damos es de 25 millones de pesos, es el crédito promedio para la construcción de vivienda; damos muchos financiamientos de 15 millones o de 20 millones, pero también de 50 millones, y estamos comenzando a dar créditos de 100 millones de pesos a constructoras más grandes.

Ahora que los bancos se han, de alguna manera, retraído, trabajamos con sus clientes, trabajamos con constructoras que hacen 4,000; 5,000; 10,000 viviendas al año, que son las sucesoras de los grandes, que disminuyeron su participación.

Con más de 50 años en este negocio, ¿qué valora de él?

A medida que va uno conociéndolo, encuentra más oportunidades, porque le va buscando las esquinas, por dónde entrar; conoce a la clientela, al mercado, los productos; hemos tomado una especialidad. Como me dijo un amigo: aunque seas muy tarugo algo has de haber aprendido; pues sí, y bueno, nos gusta el sector, no sabemos hacer otra cosa.

¿Qué medidas toma Banco Inmobiliario para evitar problemas con sus acreditados?

Escogemos al cliente. Tenemos la gran ayuda de Buró de Crédito, está la historia de quienes solicitan financiamiento. Los créditos tienen que estudiarse uno por uno. Vigilamos la sanidad del negocio.