La contingencia que se vive actualmente, a raíz del coronavirus, tendrá diversos efectos en la supervisión financiera, especialmente en la que se realiza en materia de prevención de lavado de dinero. Uno de ellos es que la tecnología será fundamental en la labor del supervisor, indicó Omar Torres-López Lena, director adjunto de Prevención de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

En videoconferencia, el funcionario indicó que desde hace tiempo la CNBV, especialmente el área de Procesos Preventivos del organismo, trabaja en un proyecto de supervisión con base en la tecnología (suptech), por lo cual se espera que en el corto plazo se materialice para la vigilancia que hace el órgano regulador a los sujetos obligados en materia de prevención de lavado de dinero y financiamiento al terrorismo.

“Independientemente de si esta contingencia se alarga o no, previsiblemente ese será el futuro de la supervisión, donde ya no tendremos que hacer las visitas donde llegan los inspectores de la CNBV, presentan una orden de visita y solicitan información y acceso a diferentes sistemas (...) se hará a través de plataformas suptech”, comentó Torres-López Lena en la conferencia organizada por la Asociación de Prevención de Lavado de Dinero y Delitos Económicos.

Según el funcionario, el proyecto en el que trabaja la CNBV contempla herramientas tecnológicas tales como interfaces de programación, por las cuales se podrá obtener la información requerida para determinar si una entidad financiera cumple o no con sus obligaciones en materia antilavado.

“Estamos trabajando y cada vez estamos más cerca de lograrlo y de posicionarnos como un país que cuenta con la tecnología para poder realizar esta supervisión”, añadió.

[email protected]