Para la Unión de Instituciones Financieras Mexicanas (Unifim), que aglutina a algunos bancos, casas de bolsa, sofomes y sofipos, es innegable que en el sistema financiero hay una concentración en pocos jugadores, lo que busca mitigarse con la reforma en la materia. Sin embargo, dice Adalberto Palma, presidente del organismo, las leyes secundarias deben identificar y atacar las distorsiones que ello genera.

En entrevista, refiere que a diferencia del sector telecomunicaciones, donde sí están bien identificados los jugadores preponderantes y la forma en que actúan como tales, en el sistema financiero, aunque las cifras indican que hay concentración, en cuatro o cinco instituciones falta definir en qué productos y servicios hay esa dominancia, labor que realizará la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) en los próximos meses.

La Cofece va a determinar el qué y el cómo definir predominancia y luego lo publicará. Posteriormente, en contacto con la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) y el Banco de México, determinarán cómo se atempera en función de lo que está provocando , destaca Palma.

CINCO BANCOS TIENEN CASI 60% DE LA CARTERA

Cifras de la CNBV, proporcionadas por Unifim, indican que cinco bancos concentraban, en el primer semestre del 2013, 59% de la cartera de crédito total del sector bancario; 60% de los créditos comerciales; 68% de financiamiento al consumo; 78% del crédito a vivienda; 50% de sucursales; 69% de los cajeros automáticos; 85% de las tarjetas de crédito y 63% de las terminales punto de venta.

La sugerencia de Unifim, ahora que se discutan las leyes secundarias de la reforma financiera, es que se tomen en cuenta aspectos como que el fondeo de la banca de desarrollo sea más competitivo para todos los jugadores financieros. Si la banca de fomento toma en cuenta el tamaño, pues estamos en problemas .

Asimismo, que haya más facilidades para participar en el mercado de valores, ya que, según lo establecido en la propia reforma, se exigen más intermediarios para realizar emisiones, además que se cataloga como inversionista sofisticado a partir de 14 millones de pesos. Si no eres inversionista sofisticado, las casas de bolsa, las instituciones financieras, no te pueden dar asesoría sobre alternativas de inversión .

En este sentido, el presidente de Unifim afirma: Esto es lo que nos inquieta y nos gustaría ver ahora que, ya entrados en la discusión directa, las autoridades tomaran en cuenta estas cosas .