El gobierno federal publicó este miércoles el Programa Nacional de Financiamiento del Desarrollo (Pronafide) 2020-2024 y, entre otras cosas, destaca que las acciones diseñadas para fortalecer el sistema financiero están encaminadas a que en el 2024 se cuente con un sistema más profundo y estable, con un enfoque de mayor inclusión para la población históricamente desatendida. 

Se contará con medios de pago más eficientes al alcance de la población, al tiempo que se fortalecerán los mecanismos de captación del ahorro, con miras a canalizarlo a la inversión productiva”, señala el documento.

En materia de banca de desarrollo, se proyecta que el sector mantendrá y fortalecerá su presencia en los sectores estratégicos, como son las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes), la infraestructura, la vivienda, la población rural, los servicios financieros y la banca social, al tiempo que buscará incursionar en nuevos sectores.

Aún hay rezagos

El documento resalta que aún persisten rezagos importantes en materia de inclusión financiera entre la población y las empresas, pues si bien de 2012 a 2018 ha habido incrementos significativos en los niveles de acceso y de uso de los productos y servicios que ofrece el sistema, estos todavía son bajos en comparativos internacionales. 

“La causa de una baja penetración del sistema financiero es multifactorial y se relaciona con canales de acceso al sistema financiero insuficientes (por ejemplo: sucursales, cajeros, terminales punto de venta, corresponsales), niveles de educación financiera bajos y poco conocimiento de los mecanismos de protección al consumidor, entre otros”, precisa. 

Este escenario, agrega, demanda un impulso mayor a la inclusión financiera, con acciones puntuales que atiendan a los factores mencionados previamente. “Así, el objetivo es incrementar el acceso a los productos y servicios financieros para que sirvan como herramientas que mejoren el bienestar de las personas, en particular, de los grupos en situación de vulnerabilidad, quienes son los más relegados dentro del sistema financiero”.

Diferentes estrategias

De esta forma, el objetivo planteado en el Pronafide para el sistema financiero, es impulsar su desarrollo sostenible, la inclusión y la profundización en favor del bienestar de la población y de la asignación eficiente de los recursos.

Entre las estrategias para ello destacan, fortalecer los mecanismos de identificación de riesgos que afecten el sistema financiero y establecer acciones para mitigarlos con el objetivo de mantener y fortalecer la estabilidad; lo mismo que fomentar la competencia entre los intermediarios para generar mejores condiciones de acceso al financiamiento, productos y servicios entre la población y el sector empresarial.

“Continuar impulsando el desarrollo del sector de las instituciones de tecnología financiera a través del fortalecimiento del marco regulatorio y así mejorar las condiciones de competencia y fomentar un mayor acceso al financiamiento y a los servicios financieros”, señala.

Otra estrategia es: fomentar un mayor acceso y uso responsable de los distintos productos y servicios financieros entre la población y las empresas, con la finalidad de aumentar el bienestar, la movilidad social y el desarrollo económico en el país.

"Profundizar la inclusión financiera de las personas y las empresas, con estrategias especiales para los grupos y territorios que históricamente han estado en situación de exclusión, así como dar seguimiento a los programas gubernamentales relacionados”.

También se plantea fortalecer el sistema de pensiones; incrementar la penetración de los seguros en el sistema financiero; y proteger el sistema y la economía nacional del uso de recursos de procedencia ilícita y de las estructuras financieras de las organizaciones delictivas, a través de la obtención de elementos útiles para investigar y perseguir los delitos y las operaciones realizadas con dichos recursos.

Fortalecer el papel de la banca de desarrollo

El Pronafide refiere que el objetivo que se tiene para la banca de desarrollo, es ampliar y fortalecer su financiamiento y planeación, así como fomentar una mayor inclusión financiera de los sectores objetivo y una mayor participación del sector privado.

Para ello se plantean estrategias como promover el acceso a los servicios financieros de la banca de desarrollo, a través de esquemas y programas de financiamiento así como otros productos que permitan una mayor inclusión de su población objetivo que enfrenta limitaciones de acceso.

De igual forma, impulsar el crecimiento en el uso de cuentas bancarias para que las personas beneficiarias puedan generar un historial bancario y acceder a esquemas de financiamiento; y empujar y facilitar el uso y la contratación de los servicios y de transacciones electrónicas que ofrece, para incrementar el acceso de la población y de los sectores objetivos.

“Es importante mencionar que se buscará un nuevo enfoque para evaluar el desempeño de la banca de desarrollo. En las administraciones anteriores, la medición de su desempeño privilegiaba el crecimiento del monto de financiamiento o de garantías otorgadas más que los resultados sobre la población objetivo. La presente administración pretende redireccionar los esfuerzos de la banca de desarrollo hacia una meta para el bienestar basada en una mayor inclusión financiera”.

kg