En medio de una reestructuración global, la filial brasileña del estadounidense Citigroup inició el proceso de venta de uno de sus principales negocios en el país, la división de financiación al consumo de Credicard.

Citi abrió una sala de datos con información acerca de la empresa, como datos sobre el desempeño financiero y el número de clientes. Esto es todavía una etapa temprana del proceso, sin calcular aún el valor de Credicard.

Al ser contactado por Valor Económico, un representante de Citi afirmó que la filial no hace comentarios sobre rumores del mercado .

Con alrededor de 7 millones de clientes, la división de Credicard tiene el potencial de atraer el interés de los principales bancos minoristas del país, como Bradesco, Santander y Banco do Brasil. Una de las ventajas de Citi con la marca Credicard es su producto de tarjetas de crédito para corporativos. Éste podría convertirse en un negocio atractivo para quienes buscan una mayor presencia en el comercio minorista.

En el 2006, Citi pagó a Itaú Holding, su socio brasileño, aproximadamente 140 millones de dólares para adquirir el 50% que no poseía de Credicard, propiedad de la entidad brasileña.

En una reciente entrevista con Valor Económico, Hélio Magalhaes, presidente de Citi Brasil, descartó la venta de Credicard y dijo la división juega un papel importante dentro de nuestra estrategia. Así que hoy no hay una decisión en ese sentido .

Citigroup está envuelto en un proceso de reestructuración global y, en diciembre pasado, anunció el recorte de 11,000 trabajadores a escala mundial.

Contenido de la Red Iberoamericana de Prensa Económica