La semana pasada, la Cámara de Diputados rechazó el cuarto retiro de fondos desde las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) en Chile, esto no impidió que un nuevo rescate y el giro total de los ahorros se vayan a tramitar en el Congreso. Las críticas a estas medidas abundan, y una de las últimas llegó desde París.

“A menos que los mayores ahorros futuros compensen estos retiros, la consecuencia será una baja jubilación”, advierte la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) a países que han autorizado estos rescates para compensar las dificultades económicas de la pandemia, usando a Chile como ejemplo.

En una nueva versión de su informe anual “Pensions at a Glance”, el foro multilateral enfatiza que fueron pocas las naciones que permitieron los retiros excepcionales de cuentas de capitalización individual para atenuar los impactos del Covid-19. Pero alerta que “Chile es el país donde las futuras pensiones podrían verse más afectadas”.

Australia es otro de los miembros de la OCDE que permitió a los trabajadores acceder excepcionalmente a sus ahorros. En dicho país los retiros llegaron al 1.4% del valor de los activos de 2019. La cifra está ampliamente por debajo del 25% de los activos alcanzados en Chile, donde más o menos el 35% de los participantes del sistema retiraron todos sus ahorros, recuerda la OCDE.

El informe plantea que Costa Rica, Francia, Islandia, Portugal, España y Estados Unidos levantaron las sanciones o ampliaron las condiciones para acceder a los fondos de pensiones. “El acceso temprano a los ahorros en los planes de jubilación debería ser solo una medida de último recurso”, reitera la OCDE. Refuerza que “puede haber cierta flexibilidad, y muchas jurisdicciones ya incluyen disposiciones que permiten retiros parciales en algunas circunstancias excepcionales específicas”.

El desempleo acompañado de pérdidas prolongadas y grandes de ingresos, es una de las situaciones que identifica la entidad.

El reporte precisa que una tendencia clara observada en los dos últimos años ha sido aumentar la protección de los ingresos para las pensiones bajas o nulas. Destaca a Chile -junto con Alemania, Letonia, México, Eslovaquia y Eslovenia- como los países que han mejorado las redes de seguridad para la vejez o han aumentado las pensiones bajas.

La OCDE también apunta que Chile, Indonesia y México usan tablas específicas por género, que -afirma- reducen las pensiones de las mujeres. Recuerda, eso sí, que su uso no está permitido en la Unión Europea.

La entidad puntualiza que las mujeres mayores tienen un riesgo más alto de pobreza que los hombres mayores en todos los países excepto en Chile, “donde los riesgos son casi iguales”.