En caso de que el Poder Legislativo apruebe la iniciativa de reforma a la Ley del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit), cerca de 500,000 derechohabientes a este organismo podrían beneficiarse debido a que la institución ya contemplaría la entrega de financiamiento para la adquisición de suelo destinado a construir una casa.

En su participación durante la conferencia de prensa vespertina en Palacio Nacional, Carlos Martínez Velázquez, director general del Infonavit, indicó que, en caso de aprobarse la reforma, se obligaría al instituto a modernizar todas sus líneas de crédito y se aterrizaría a nivel ley, la obligación del organismo para otorgar financiamiento para la adquisición de suelo destinado a la vivienda.

“Es una reforma histórica en el sentido que moderniza todas las líneas de crédito del instituto, particularmente la adquisición de suelo destinado a la vivienda. Esto es relevante por lo siguiente, hemos detectado que al menos 10% de los trabajadores que están precalificados, que son cinco millones, quisiera que hubiera esta opción”, acotó Martínez Velázquez.

De acuerdo con el director del organismo, esta reforma permitiría atender a ese 10% de los cinco millones de precalificados, que en la actualidad no puede ser atendido porque no se tiene esa posibilidad a nivel ley a pesar de generar un ahorro en la hipotecaria del Estado.

“De entrada, se tiene una demanda potencial de gente que desearía tener esta opción y no la tiene porque hay una limitación legal, es una forma de atender a gente que ha estado excluida de la atención del Infonavit, porque es gente que cotiza, que está ahorrando y que no encuentra una solución para lo que quiere de vivienda”, comentó el funcionario.

El director del Infonavit destacó que otro punto importante de la iniciativa de reforma, es que se quita al organismo la restricción de dar créditos subsecuentes, pues en la actualidad esta hipotecaria del Estado sólo puede dar un crédito y el segundo, se tiene que cofinanciar con la banca.

“La idea es acompañar al trabajador con financiamiento formal que pueda hacer todo el camino: desde que compra el terreno, lo acaba de pagar, pueda sacar un crédito para autoconstruir y luego que la termina sacar otro crédito para mejorar”, comentó Martínez Velázquez.

kg