Los accionistas del banco catalán CaixaBank aprobaron este martes en asamblea la absorción de Banca Cívica, anunciada en marzo, una operación que lo convierte en el número uno por volumen de activos del mercado español, por delante de BBVA y Santander.

"Esta operación conformará la entidad líder del mercado español con más de 13 millones de clientes, con unos activos de 342,000 millones de euros, de los que 231,000 millones son créditos", informó CaixaBank en un comunicado.

"La integración de Banca Cívica no requerirá de ayudas públicas ni tendrá ningún coste para el resto del sector financiero", precisó la entidad.

España pidió oficialmente el lunes ayuda financiera para sanear los bancos a sus socios de la Eurozona, que a principios de mes le habían prometido abrir una línea de crédito de hasta 100,000 millones de euros.

El gobierno español anunció el pasado jueves que sus bancos necesitarán una recapitalización de hasta 62,000 millones de euros, basándose en los resultados de dos auditorías independientes.

En alusión a dichas auditorías, el número dos del banco catalán, Juan María Nin, se congratuló durante la asamblea de que CaixaBank, con la integración de Banca Cívica incluida, "sea una de las tres entidades que no presenta necesidades de capital en un escenario de estrés".

CaixaBank había anunciado en marzo la compra de Banca Cívica por 977 millones de euros.

Esta operación se inscribe en un vasto movimiento de reestructuración del paisaje bancario español emprendido hace tres años, que se tradujo en la reducción del número de cajas de ahorros, entidades consideradas más frágiles, que pasaron de 45 a una decena.

A finales de mayo, Banca Cívica había anunciado un acuerdo con sus empleados que preveía la supresión de 1,500 puestos de trabajo, es decir el 20% de su personal, mediante partidas voluntarias en el marco de la integración en CaixaBank.

RDS