La Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) alista una circular única que refuerce las reglas de ciberseguridad para todo el sistema financiero y alienada al principio de una regulación proporcional de acuerdo con el tamaño de las instituciones de distintas figuras.

En su participación en la sexta convención de la Asociación Mexicana de Sofipos (), Juan Pablo Graf Noriega, titular de la CNBV, indicó que esta autoridad ha sido activa en la emisión de disposiciones que faciliten la digitalización en distintas instituciones; sin embargo, todavía hay pendientes en la materia para ampliar la oferta de servicios y hacer más eficiente la operación de las instituciones.

“Estamos contemplando una circular única para todo el sistema financiero a diferentes niveles pero ahora sí con el principio de mismo riesgo, misma regulación y entonces tener un marco normativo de ciberseguridad que abarque a todo el sistema financiero”.

Respecto al tema del sector de sofipos, compuesto por 39 entidades en operación, Graf Noriega acotó que esta autoridad ha sido proactiva para emitir disposiciones que faciliten la digitalización de estas instituciones, pero todavía faltan aterrizar reglas para compartir datos con otros jugadores, así como para facilitar la ampliación de sus servicios vía corresponsales.

“La regulación que estamos haciendo va acompañada con estos componentes tecnológicos con miras a una inclusión financiera…Es muy importante la operación digital, que se incentivó más por la propia pandemia con las medidas de distanciamiento, pero también el uso de las nuevas tecnologías son un incentivo para la reducción de costos”, explicó Graf Noriega.

Los datos recabados por la autoridad muestran que de las 39 sofipos en operación, 17 ya ofrecen operaciones de banca móvil o la implementarán en su operación en los próximos 12 meses.

De acuerdo con el funcionario, la CNBV tiene como prioridad dos temas especialmente con el sector de las sofipos, como son el tema de la apertura de cuentas remotas y el de la implementación de interfaces de programación de aplicaciones, con el fin de intercambiar información dentro del modelo de finanzas abiertas.

Asimismo, el funcionario apuntó que también se analizará el esquema de corresponsalías de las sofipos para facilitar que estas entidades puedan agregar a más comercios dentro de sus programas al respecto.

“Vemos muchas oportunidades a las cuales estamos abiertos y vamos a estar trabajando en ellas. También vamos a reforzar toda la parte operativa con regulación tendiente a los planes de continuidad de negocio ante cualquier evento que dificulte la continuidad de operaciones”, destacó Graf Noriega.

Sector abierto

Para David Romero, presidente de la Amsofipo, el sector se encuentra dispuesto a trabajar con la autoridad en el aterrizaje de las reglas que se encuentran pendientes para la digitalización del sector, donde ven gran oportunidad en la tecnología blockchain o de datos biométricos.

“El uso de blockchain o de datos biométricos ya son una realidad en las sofipos, lo que abonará a la consolidación del sector y a continuar atendiendo a los millones de clientes que requieren servicios financieros de calidad”, acotó Romero.

Durante el foro, distintos representantes de la banca de desarrollo o entidades de fomento reconocieron que existe un área de oportunidad para incentivar más programas conjuntos y detonar ciertos programas de fondeo, así como cubrir poblaciones con acceso complicado a servicios financieros formales.

fernando.gutierrez@eleconomista.mx