Conforme se asiente el polvo de la volatilidad generada por China y el precio del petróleo, veremos un tipo de cambio apreciado, anticipó el gobernador del Banco de México (Banxico).

En el auditorio del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) confió en que conforme pase el tiempo (...) el tipo de cambio real reflejará los fundamentales de la economía .

En tanto, reconoció que Banxico ha tenido que mandar la señal de que le preocupa el tipo de cambio .

Durante su participación en el Seminario Anual del ITAM sobre Perspectivas Económicas, el banquero central explicó que la economía mantiene una brecha de crecimiento negativa que difícilmente justificaría un alza de tasas de interés.

Es decir que en ausencia de este entorno externo complicado, difícilmente podríamos justificar un alza de tasas de interés porque tenemos una brecha de crecimiento negativa. Esto significa que (la economía) está creciendo por debajo del potencial , argumentó.

El pasado 17 de diciembre, Banxico elevó en 25 puntos base el objetivo de la tasa de interés interbancaria a un día, y la ubicó en 3.25 por ciento.

Además, refirió que al tener la inflación más baja desde que se mide el (Índice Nacional de Precios al Consumidor) INPC, en 2.13%, tampoco había elementos para subir la tasa en diciembre.

Sin embargo, en el balance de la Junta de Gobierno para tomar la decisión, relató, se consideró que era importante seguir el proceso de la Fed, y se resolvió que tendrán que ir evaluando reunión por reunión, para dar los siguientes pasos.

Sí habrá pass-through

El banquero central comentó que hasta ahora la depreciación del tipo de cambio ha tenido un traspaso bajo a la inflación .

Sin embargo, advirtió que en el Banco de México no pueden confiar en que este bajo traspaso será permanente.

Es importante que Banxico mande la señal de que nos importa el tipo de cambio y que siga una trayectoria ordenada , aseveró.

Sin duda el tipo de cambio real en México se tuvo que depreciar por los choques negativos externos, dijo. Y para eso sirve precisamente la fluctuación cambiaria, para que sea ahí donde se absorbe el impacto de los choques externos y no en la economía.

Y evidenció que conforme se ha madurado el proceso de flotación, el impacto del tipo de cambio en la inflación se ha venido reduciendo.

Crisis que no termina

Durante su ponencia sobre la contribución de la política monetaria a la estabilidad económica, detalló que el entorno externo que está presentándose se ha complicado y este deterioro ha sido absorbido por el tipo de cambio.

El viernes pasado, el dólar cotizó en el máximo de 18.20 pesos por unidad y la volatilidad motivó la subasta de 800 millones de dólares.

El banquero central comentó que son tres los fenómenos que principalmente han afectado la volatilidad: la caída del precio del petróleo y mercancías básicas, el bajo crecimiento de la economía mundial, y las posturas monetarias disparejas que se están siguiendo, en particular que la Reserva Federal de Estados Unidos ha comenzado a contraer su política monetaria.

Y recientemente también se han incorporado los eventos de China, enfatizó.

Esta volatilidad evidencia que la crisis financiera no ha terminado. Ha venido transitando de Estados Unidos a Europa, ahora a los emergentes, sin que plenamente se haya resuelto incluso en Estado Unidos. Y eso ha creado un ambiente externo complicado que en caso de nuestro país se ha reflejado en choques sobre el tipo de cambio .

[email protected]