En la minuta de la reunión de la Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico) con motivo de la decisión de política monetaria del 11 de noviembre pasado, se destaca que la mayoría de los integrantes del organismo señaló que continuó el débil desempeño del financiamiento al sector privado.

De acuerdo con el documento difundido este jueves, algunos de los integrantes de la Junta resaltaron la caída en el crédito al consumo y a empresas; y uno detalló que el destinado a pequeñas y medianas empresas (pymes) permanece cerca de 12% por debajo del nivel pre pandemia y con tasas de crecimiento anuales negativas.

Uno de los integrantes agregó que sólo el crédito hipotecario continuó creciendo; mientras que otro consideró que la contracción en el crédito sigue debido a factores más allá de la política monetaria, como la renuencia a invertir.

Uno más apuntó que las condiciones de financiamiento son de las más estrechas de las que se tiene registro y que si bien se prevé una recuperación de la demanda, ésta sigue por debajo de los niveles observados incluso en la crisis financiera global. Algunos coincidieron, sin embargo, que los índices de morosidad (Imor) siguen a la baja.

Otros integrantes de la Junta de Gobierno del Banco de México notaron que las fuentes internas de recursos fueron superiores a los niveles registrados antes de la pandemia; mientras que las externas se han vuelto negativas.

Uno de ellos mencionó el incremento reciente en las tasas de interés, especialmente en los créditos a las empresas más pequeñas.

En el anexo incluido en la minuta, se menciona, sin embargo, que en septiembre pasado el financiamiento interno a las empresas, moderó su contracción en términos reales a tasa anual, y que la demanda en este segmento siguió recuperándose, aunque se mantienen niveles bajos.

En cuanto al crédito a los hogares, el documento refiere que la cartera de vivienda siguió exhibiendo una variación real anual positiva; mientras que la de consumo redujo su contracción por sexto mes consecutivo, destacando el financiamiento de nómina.

“En lo relacionado a las condiciones de otorgamiento de crédito, las de vivienda se mantuvieron estables, las de cartera de consumo se relajaron para las tarjetas de crédito y nómina, y continuaron siendo estrechas para el resto de los segmentos”, señala.

En cuanto a las tasas de interés del crédito bancario, el anexo de la Minuta precisa que en el destinado a empresas, han seguido la dinámica de la tasa de fondeo; en el de vivienda se mantuvieron en niveles alrededor de sus mínimos históricos; y en tarjetas de crédito y créditos personales hubo niveles similares a los observados durante el primer trimestre del año.

Morosidad sigue a la baja

Respecto a la calidad de la cartera, el documento precisa que en septiembre el Imor del crédito a empresas se mantuvo estable y continuó en niveles bajos; mientras que el hipotecario disminuyó y también sigue bajo; y en consumo, aunque se redujo por séptimo mes consecutivo, permaneció en niveles elevados.

ABM afirma que ya hay recuperación

Recientemente la Asociación de Bancos de México destacó que las carteras de crédito han llegado a un punto de inflexión y aunque todavía no se está en niveles pre pandemia, la tendencia es al alza.

En lo referente a empresas señaló que si bien aún no hay demanda suficiente crédito, ya se ven señales de reactivación conforme los negocios sigan recuperándose.

eduardo.juarez@eleconomista.mx