En los últimos años, empresas mexicanas, principalmente las grandes, aprovecharon las condiciones de mercado para financiarse a través de deuda en los mercados extranjeros, ya que les ofrecían tasas bajas y plazos más largos. Ahora que es inminente un alza de tasas, el Banco de México (Banxico) recomienda que éstas estén muy al pendiente de administrar sus riesgos.

En el caso de México, esto alcanzó una proporción importante. Alrededor de la mitad (del endeudamiento total de las empresas privadas no financieras) está en moneda extranjera, sobre todo concentrada en empresas grandes , explicó Agustín Carstens Carstens, gobernador del Banxico.

Sin embargo, el banquero central precisó que una parte importante de esta deuda externa de las empresas es a tasa fija y a plazos largos, lo cual es importante, dijo, porque esto no debería aumentar el costo del financiamiento, por lo menos por tasas de interés, a las empresas mexicanas .

Añadió: Entonces aquí no se quiere sonar una alarma fuerte, creo que los riesgos están contenidos, pero sí una recomendación de que las empresas que han contratado deuda en moneda extranjera deberán estar muy al pendiente de administrar los riesgos .

De acuerdo con el Banxico, mientras algunas empresas emplearon los recursos captados para sustituir deuda contratada en condiciones menos favorables, otras invirtieron en proyectos que no siempre se han reflejado en los flujos de ingreso esperado debido al bajo crecimiento económico nacional y mundial. El aumento del endeudamiento y la depreciación del peso han tenido en general un efecto moderado sobre el servicio de la deuda de la mayoría de las empresas, si bien algunas presentan mayor vulnerabilidad .

En la presentación del Reporte sobre el Sistema Financiero Mexicano , Agustín Carstens destacó que el hecho de que las firmas grandes se hayan financiado en los últimos años en el exterior abrió mucho la capacidad de la banca mexicana de prestarle más a las pequeñas y medianas empresas mexicanas, lo cual podría revertirse.

Esto podría cambiar en caso de que siguiera la tendencia de que las empresas grandes requirieran más financiamiento en moneda nacional. Entonces será muy importante, sobre todo en la coordinación entre la banca de desarrollo y comercial, que no haya un desplazamiento importante sobre las pymes , puntualizó.

Riesgo de volatilidad

El banquero central advirtió que persiste el riesgo de nuevos episodios de volatilidad global, cuya intensidad podría aumentar por los ajustes de portafolios de los inversionistas. El bajo crecimiento global, la caída del precio del petróleo y la plataforma de producción; la incertidumbre sobre el proceso de normalización de las tasas de interés y los posibles eventos de contagio provenientes de otros emergentes son los principales motivos.

Por ello, consideró que México debe seguir con sus esfuerzos para distinguirse, como hasta ahora, de otras economías emergentes. Para ello, abundó, es necesario fortalecer el marco macroeconómico; continuar con la implementación efectiva de las reformas estructurales y que las empresas no financieras evalúen sus riesgos y tomen las medidas para mitigarlos.

Destacó que las medidas implementadas por las autoridades, hasta el momento, han contribuido a que la economía se encuentre mejor preparada para enfrentar con éxito y al menor costo tales riesgos en caso de que se materialicen. Algunos ejemplos de ello, dijo, son la disciplina fiscal y monetaria; la flexibilidad cambiaria; las cobertura de los precios del petróleo; la Línea de Crédito Flexible con el Fondo Monetario Internacional y la implementación completa de los estándares internacionales de capital y liquidez de la banca.

Banca sólida

Respecto del sistema financiero mexicano, Carstens destacó que la banca sigue sólida y bien capitalizada. Expuso que aunque el crédito en general ha mostrado crecimientos de alrededor de 10%, la morosidad se ha mantenido en niveles relativamente bajos.

Detalló que mientras la morosidad de empresas grandes continúa su trayectoria a la baja, en tarjetas y créditos personales ha comenzado a reducirse.

Pero advirtió que hay indicios de ligeros repuntes en el sobreendeudamiento de algunas familias, principalmente por el alza en créditos de consumo, pero nada aún que afecte el sistema en su conjunto, además de que ya se atiende.

Un sector que se monitorea de forma importante, dado que es donde se han generado pasadas crisis financieras globales, es el de crédito hipotecario. Carstens aclaró empero que, aunque los precios de algunos segmentos de vivienda han registrado aumentos importantes, la morosidad aquí no ha sufrido variaciones importantes, al mantenerse los estándares de originación por parte de la banca.

Refirió que todas las instituciones de banca comercial cumplen con la nueva regulación de liquidez y capital, de conformidad con los estándares internacionales del Comité de Basilea. En cuanto a las pruebas de estrés que la autoridad realiza a los bancos para evaluar su capacidad de absorber pérdidas ante posibles escenarios extremos adversos, resultó que el sistema en su conjunto mostraría solidez.