Son los bancos pequeños los que tienen la mayor exposición al deterioro financiero de los gobiernos estatales y municipales y existe un riesgo mínimo de que tengan que aumentar sus provisiones, explicó JP Morgan en un análisis.

Con base en información de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), refiere que es Interacciones el líder en el otorgamiento de créditos a gobiernos subnacionales, al administrar el equivalente a 73% de su portafolio total de obligaciones.

Le sigue Multiva, con una proporción de 56% de su cartera, así como Bansi y Afirme, que tienen 33% de sus portafolios de crédito otorgado a las administraciones subnacionales.

En el análisis titulado Estados y municipalidades, créditos que (no) son un dulcesito para el mercado spot ( States and municipalities: (Not) a credit sweet spot ), identifican en el top 10 de los bancos más expuestos a Banorte, que tiene 22% de su cartera de créditos en este segmento; BBVA Bancomer, con 9% de su portafolio total, y HSBC, que colocó 5% de sus créditos entre los gobiernos regionales.

De acuerdo con el analista del grupo financiero JP Morgan, Saúl Martínez, si se presentara una reestructura de deudas que recorte las tasas de interés o aumente los plazos de los financiamientos para este tipo de acreditados, el impacto sería proporcional a la exposición de las instituciones crediticias.

POCA TRANSPARENCIA EVIDENCIADA

En el análisis, dirigido por Nur Cristiani, evidencian también que el saldo de los créditos otorgados por bancos privados y de desarrollo a los gobiernos estatales y municipales supera en 8.5% la cifra reportada ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

La diferencia con los datos oficiales es resultado del vacío legal que todavía existía el año pasado para que las tesorerías subnacionales divulgaran información sobre su situación financiera. Por ello, evidencian que la transparencia sigue sin ser una fortaleza para las administraciones regionales .

Los economistas estimaron que la deuda total de los gobiernos estatales y municipales en poder de la banca comercial cerró en septiembre en 267,121 millones de pesos.

La cifra, calculada con datos del Banco de México, resulta ligeramente superior al dato oficial conocido y divulgado por la Secretaría de Hacienda.

Esta diferencia, que exhibe la poca transparencia de los administradores públicos locales, no genera algún tipo de riesgo para las instituciones financieras (…). Ni para las empresas que tienen en su poder títulos emitidos por gobiernos regionales (…). Tampoco cambia la positiva percepción que tiene el mercado acerca del manejo de las finanzas públicas de México .

TENDENCIA ES EL RIESGO

La analista reque es el rápido crecimiento del endeudamiento de las entidades subnacionales el que está sentando un precedente para darle seguimiento.

Pero, en sí mismo, el tamaño de la deuda de las haciendas regionales no representa riesgo alguno a nivel nacional.

De acuerdo con el documento, los pasivos locales representan sólo 85 de la deuda total de México y 2.7% del PIB nacional.

El problema real es la tendencia en aumento , precisa. Y es que -refiere- en los últimos seis años creció 150 por ciento.

AMPLIAR ATRIBUCIONES TRIBUTARIAS

Al respecto, el director de Desarrollo Económico de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, Juan Alberto Fuentes, expuso que sería pertinente dotar a los gobiernos regionales de las responsabilidades tributarias que les permitirían elevar sus ingresos propios.

Descarta que sea el rescate federal una opción para las administraciones regionales endeudadas y prefiere sugerir que se incluya en la reforma fiscal una revisión de las obligaciones recaudatorias de los gobiernos estatales y municipales.

El comentario coincide con el análisis de JP Morgan, donde también confían que la negociación de la reforma fiscal se ampliará hacia una regionalización de la recaudación, lo que daría solvencia e independencia financiera a los gobiernos locales, que se verían beneficiados también al obtener una proporción mayor de transferencias federales.

Los perdedores

La reestructura de pasivos de estados y municipios, que básicamente incluye un recorte en las tasas de interés y plazos más largos para pagar, perjudicaría a los bancos que tienen mayor exposición a esta deuda subnacional, afirma el análisis de JM Morgan.

[email protected]