El anuncio del QE3, realizado la semana pasada por el presidente de la Reserva Federal (Fed), Ben Bernanke, y que está destinado a bajar las tasas de interés para impulsar la economía está siendo mitigado por los bancos en dificultades para procesar las solicitudes hipotecarias y difícilmente tendrá efectos inmediatos en la economía real, así lo expone el diario Financial Times.

La Fed anunció la semana pasada que iba a comprar valores respaldados por hipotecas en otra ronda de flexibilización cuantitativa conocido como QE3.

La práctica del QE busca facilitar liquidez al sector bancario con el fin de que éste pueda poner a disposición de hogares y empresas ese dinero, pero también fue diseñado para disminuir el costo de las hipotecas.

Steven Abrahams, analista de Deutsche Bank, mencionó que la rentabilidad de los títulos respaldados por hipotecas (MBS, por su siglas en inglés) cayó más de 30 puntos base tras el anuncio de la Reserva Federal.

Sin embargo, es poco probable que esta baja se traslade de inmediato a los consumidores , dijo. Y es que no hay nada que obligue a los bancos a reducir las tasas hipotecarias que se están ofreciendo .

Así, con el alza en los precios de los MBS, debido al QE3, los beneficiados han sido los bancos que tienen paquetes con hipotecas en valores accionarios.

Lo anterior se vio reflejado en el desempeño de las acciones bancarias. Los títulos de Wells Fargo, el mayor banco de Estados Unidos en servicios hipotecarios, subieron 3.6% la semana pasada y, de acuerdo con análisis técnicos, en el mediano plazo la puerta está abierta para más alzas, sin resistencia importante hasta los máximos del 2008 en 44.8 dólares.

Las acciones de Citigroup y Bank of America también registraron avances de 8.5%, en cada uno. Los de JP Morgan subieron casi 6 por ciento.

Datos de Freddie Mac revelaron que, el pasado miércoles, las tasas hipotecarias fijas a 30 años promediaron en 3.55% frente a 3.92% en que se encontraba en enero y de más de 5% registrado a principios del 2010.

Sin duda, la tasa de préstamo ha caído, sin embargo, el diferencial entre la tasa de interés hipotecario para los consumidores y la rentabilidad de los MBS es más alto de lo que solía ser.

El rendimiento de los MBS garantizados por Fannie Mae, la agencia financiera controlada por el gobierno, cayó brevemente por debajo de 2.1% el viernes. La diferencia entre las dos tasas es de casi 1.5 puntos porcentuales, cuando por lo general ha sido de 0.5 puntos porcentuales.

Se espera que bancos de inversión como Goldman Sachs y Morgan Stanley también se beneficien de la nueva flexibilización. Los bancos hacen la mayor parte de su dinero de la suscripción de las emisiones de deuda o acciones de los grandes clientes corporativos y empresariales, mismas que podrían aumentar después de las acciones del banco central. Adicionalmente, el aumento de precios de los activos también podría reforzar sus balances.