Aunque existen las condiciones para que el Banco de México recorte la tasa de fondeo entre un cuarto y medio punto, el consenso del mercado estima que lo podría hacer más adelante pero no en esta ocasión, según analistas consultados.

La mayoría (25 analistas) apuesta a que dejará en 4.5% la tasa de interés interbancaria a un día porque el tipo de cambio aún refleja la incertidumbre en el plano internacional y porque las expectativas inflacionarias podrían repuntar en julio.

Muy pocos (dos analistas) pronostican que sí lo hará, tras los datos favorables de la inflación y de la actividad económica.

Durante esta semana, se manejó la posibilidad de una baja sustentada en los buenos resultados de algunas variables macroeconómicas y menores tensiones en el entorno internacional.

Pero la mayoría de los economistas cree que un dato no hace verano, como las golondrinas.

Una de las razones por las que continuará la misma postura monetaria la da el economista en jefe del HSBC, Sergio Martín: La baja de los precios agropecuarios puede revertirse .

Rafael Camarena, del departamento de Análisis Económico de Santander, matiza: No vemos riesgo de desaceleración que nos lleve a una expectativa de recorte de tasa .

PRIMERO LA CREDIBILIDAD

El director de Bursamétrica, Ernesto O’Farrill, establece que, si bien se tiene todo para reducir el fondeo entre 25 y 50 puntos base, podría ser en otro momento: El comportamiento del tipo de cambio que está reflejando la incertidumbre mundial, específicamente por España, podría posponer esa decisión .

También advierte que el problema de la sequía podría repuntar.

En Bancomer, el grupo de investigación económica ofrece otras razones para no seguir el mismo camino de otros bancos centrales que han optado por una baja en su tasa de referencia, que tiene que ver con lo que sucede al interior del emblemático edificio de 5 de Mayo en el Centro Histórico: Existe la falta de consenso dentro de la Junta de Gobierno respecto de las posibles consecuencias en materia de credibilidad de un recorte en un ambiente en que la inflación se sitúa en el rango superior del objetivo .

Igual que el resto de los que le siguen la pista a la inflación, alerta que esta variable sigue expuesta a riesgos, tanto internos como externos. En Banamex están convencidos de que es el momento para relajar la política monetaria.

leonor.flores@eleconomista.mx