El Banco Central Europeo (BCE) reforzó el jueves su programa de compras de bonos, en un nuevo intento por apoyar a la economía de la zona euro devastada por dos meses de inactividad forzada por la pandemia del coronavirus.

El BCE incrementó el monto de su Programa de Compras de Emergencia por Pandemia (PEPP) a 1.35 billones de euros (1.52 billones de dólares), desde 750,000 millones de euros, y lo extendió hasta junio del 2021, como mínimo, con la intención de reinvertir los ingresos al menos hasta fines del 2022.

La medida está diseñada a proveer cierto respiro a los gobiernos que sufren por marcados déficits presupuestarios, ante el golpe de la peor recesión desde la Segunda Guerra Mundial.

La decisión del jueves deja además sin cambios la tasa de depósitos bancarios del BCE en -0.5%, un mínimo histórico, mientras que el tipo clave de refinanciento permaneció en 0.0 por ciento.

La presidenta del organismo, Christine Lagarde, ofrecerá una conferencia de prensa explicando los detalles de la decisión del banco central a las 13:30 horas.