La economía de la eurozona sufrirá en el 2020 una contracción económica entre 8 y 12%, según indicó la presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, quien dijo que ha empeorado el rango de la recesión prevista para la región como consecuencia de la pandemia de Covid-19 al descartar el escenario menos negativo planteado hace un mes por la entidad, que estimaba una caída del PIB de 5 por ciento.

“Creo que el escenario suave, con una caída de PIB de 5% en el 2020 ya está anticuado”, señaló Lagarde durante una rueda de prensa en la que anticipó que “probablemente la economía de la eurozona se situará entre los escenarios medio y severo planteados por el BCE”.

El BCE dará a conocer sus nuevas proyecciones macroeconómicas para la eurozona el próximo 4 de junio.

Las últimas previsiones de la entidad, la recuperación de la actividad de la zona euro oscilaría entre 4 y 6% en el 2021, considerando los distintos escenarios planteados por el banco central.

Por su parte, en su escenario intermedio, en el que el confinamiento estricto acaba en mayo, pero se mantienen medidas de contención más prolongadas, el BCE anticipa una contracción de 8% este año y una recuperación de 5% en el 2021.

A su vez, bajo el escenario más pesimista planteado, con el confinamiento prolongándose hasta junio, seguido de medidas estrictas de contención, la economía de la zona euro sufriría este año una contracción de 12%, con una caída del PIB de 15% en el segundo trimestre, y un crecimiento anual de 4% en el 2021.

La UE presenta plan

La Comisión Europea (CE) presentó sus propuestas de plan de recuperación y de presupuesto plurianual de la Unión Europea, que buscan culminar sus esfuerzos para superar la crisis.

El plan de reconstrucción de la UE, apodado “Próxima Generación”, contará con 750,000 millones de euros (825,000 millones de dólares), de los cuáles medio billón de euros estará disponible en forma de subvenciones y el resto como préstamos.