El objetivo prioritario que se plantea para la banca de desarrollo en este sexenio es ampliar y fortalecer su papel para impulsar el crecimiento económico y el bienestar social, a través de un mayor financiamiento y servicios a los sectores y actividades que, por sus características y condiciones, enfrentan limitaciones de acceso a los provistos por los intermediarios privados.

El Programa Nacional de Financiamiento del Desarrollo (Pronafide) 2020-2024 detalla que, en particular, se busca atender al sector rural, a las mipymes y a la población con bajos ingresos que no puede adquirir vivienda por no contar con los requisitos mínimos solicitados por el sector formal.

El documento precisa que para lograr una mayor inclusión financiera se apoyará el desarrollo de ecosistemas orientados a sectores estratégicos de la economía, mediante instrumentos como microcrédito, cartas de crédito, factoraje, garantías a intermediarios financieros y capital de riesgo.

De igual forma, se financiarán proyectos, en conjunto con la banca comercial, que pueden tener un alto impacto en la economía regional y nacional, además de que se apoyará el desarrollo de infraestructura.

Promover acceso a servicios financieros

Una de las estrategias prioritarias establecidas en el Pronafide está relacionada con promover el acceso a los servicios financieros de la banca de desarrollo, a través de esquemas y programas de financiamiento, así como a otros productos que permitan una mayor inclusión.

Para ello, se plantea, entre otras cosas, impulsar una mayor inclusión de mipymes, población rural, grupos en situación de vulnerabilidad, y personal de las fuerzas armadas a través del diseño de nuevos programas, productos y servicios para el bienestar social y el crecimiento económico.

Promover las transacciones electrónicas

Otra estrategia tiene que ver con impulsar y facilitar el uso y la contratación de los servicios financieros y de transacciones electrónicas que ofrece la banca de desarrollo para aumentar el acceso a la población y de los sectores objetivos.

Para ello, se plantea seguir con la dispersión de recursos de programas sociales a través de cuentas bancarias; mayor infraestructura por parte del Banco del Bienestar; promover el uso de sistemas de pago electrónicos; fomentar el uso de aplicaciones tecnológicas financieras (fintech) viables; y diseñar productos y servicios financieros dirigidos a mujeres; además de robustecer esquemas de los seguros de crédito a la vivienda.

Mayor educación financiera

Una estrategia más es realizar acciones en materia de educación y capacitación financiera, a fin de contribuir en el uso eficiente y responsable de los recursos y servicios. Esto se otorgará, por ejemplo, a la población beneficiaria de programas sociales, haciendo énfasis en mujeres, jóvenes y otros grupos vulnerables.

También se plantea que la banca de desarrollo, con la participación del sector privado, se impulse un mayor financiamiento en sectores prioritarios para contribuir al desarrollo económico nacional.

Entre estas medidas, se incluye fortalecer el otorgamiento de crédito destinado a mejoramiento, autoproducción y adquisición de vivienda en rezago habitacional e impulsar el financiamiento a proyectos de edificación, vivienda, transporte, sectores, agropecuario, forestal y pesquero, e infraestructura.

Avances de la banca de desarrollo en el 2019.

•Transformación del Bansefi en Banco del Bienestar.

• Fusión de Nafin y Bancomext.

• Creación del Nuevo Sistema de Financiamiento Rural Integral.

Fuente: Pronafide 2020-2024

[email protected]