En los últimos 16 años, de acuerdo con datos de la Asociación de Bancos de México (ABM), el crédito de la banca comercial ha crecido en promedio cuatro veces lo que el Producto Interno Bruto (PIB). Así, mientras la economía ha mostrado repuntes promedio de 2%, el financiamiento bancario ha alcanzado fácilmente el doble dígito y, además, con una morosidad en constante descenso que hoy se ubica ligeramente por arriba de 2 por ciento.

A decir de especialistas, hay tres factores principales que explicarían este fenómeno: mientras que el crecimiento del PIB es en términos reales, el del crédito bancario normalmente se mide en términos nominales (pero aun así, el repunte de este último sería en promedio del doble); los bajos niveles de bancarización que hay en el país y por lo tanto una oportunidad cada vez mayor de penetrar en otros sectores, y que el empleo formal ha aumentado también en los últimos años.

El crecimiento del PIB siempre es en términos reales, y este crecimiento (del crédito) es nominal. Pero aun poniéndolo real contra real, estamos creciendo al doble de lo que crece la economía , explica Marcos Martínez Gavica, presidente de la ABM y de Santander México.

Gabriel Casillas, economista en jefe de Grupo Financiero Banorte, menciona que si el PIB nominal creció el año pasado poco más de 6%, el crédito lo hizo poco más del doble, es decir, arriba de 12 por ciento.

Marcos Martínez, presidente de los banqueros, agrega que el crecimiento de doble dígito que ha registrado el crédito bancario en los últimos años obedece entonces a que prevalece en México un espacio grande para bancarizar.

Esto tiene dos razones: la cantidad de gente que no estaba siendo atendida, especialmente en cuanto a crédito, y que ahora sí estamos atendiendo, y la principal razón para que lo puedan hacer es el empleo formal. En la medida que el empleo formal crece, tienes candidatos que no existían como prospectos para darles crédito y la calidad de la cartera es la mejor , precisa.

El economista de Banorte abunda al respecto que desde el 2012, cuando se aprobó una reforma laboral, el empleo formal ha crecido a tasas mayores que el PIB.

No es lo mismo una persona que haya trabajado en outsourcing unos ocho años, pero no tiene un contrato de más de 30 días, un ingreso constante, es difícil que sea sujeto de crédito. Al pasar de outsourcing a formal, automáticamente tienes cuenta de nómina, y es un cambio radical como sujeto de crédito para la banca comercial, porque ya tiene su contrato de más de 30 días , enfatiza el especialista.

Sergio Luna, director de estudios económicos de Citibanamex, coincide en que una hipótesis sobre por qué el crédito está creciendo mucho más que la economía es una mayor creación de empleo formal. Está creciendo a tasas arriba de 4%, que es dos veces más lo que la economía .

El economista de Citibanamex abunda en que lo que se ha visto crecer en este ciclo de expansión del crédito, por ejemplo, es el de nómina, que tiene la peculiaridad de que muchas veces es un crédito de primer acceso para el trabajador que se formaliza .

Señala que ello implica que es ya un trabajador registrado en el IMSS, con afore, y todas esas son características que lo hacen sujeto de crédito, en el sistema bancario formal (...) Lo que hemos visto en el margen es una expansión de las familias que pueden ser susceptibles de crédito en el sistema formal .

Agrega: Entonces lo que nos hace pensar es que parte de esta expansión del crédito refleja el principio de algunos cambios estructurales, de una mayor penetración crediticia, no solamente el elemento ciclo, sino también un elemento de cambio estructural .

[email protected]