Concentrar el ahorro pensionario en una administradora de fondos para el retiro (afores) no es la mejor opción, ya que no garantiza una pensión digna a los trabajadores, por lo que sería conveniente complementarlo con planes privados de pensiones, comentaron actuarios.

“Se necesitan planes privados de pensiones, especialmente los que son híbridos, es decir, los que se conforman del régimen de beneficio definido y contribución definida; es lo más adecuado”, dijo Salim Afiune, presidente de la Asociación Mexicana de Actuarios Consultores (AMAC).

Explicó que dichos planes se basan en que la empresa ofrece un plan privado de pensiones al trabajador y ambos hacen aportaciones para el retiro del empleado; los beneficios dependen del saldo acumulado en la cuenta individual de cada trabajador y cuentan con una garantía de beneficio mínimo en jubilación.

Detalló que, en un plan de beneficio definido, 100% del riesgo lo asume la empresa; mientras que el de contribución definida, el trabajador, por lo que, en un sistema híbrido existe una coparticipación.

“La empresa aporta una parte y resuelve el costo, pero si el trabajador quiere tener una mejor pensión debe aportar más y ello será retribuido por la empresa al darle un extra”.

De acuerdo con información de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar), durante el 2018 se registraron 2,122 planes privados de pensiones, de los cuales 41.5% es de un régimen híbrido o mixto; mientras que 44.3%, de beneficio definido, y 14.2%, de contribución definida.

El actuario Roberto Rocha coincidió en que la afore no puede ser la única fuente de ingreso de una persona de la tercera edad, pues cálculos actuariales muestran que si una persona cumple con las 1,250 semanas de cotización e hizo las aportaciones de 6.5% de manera consecutiva, su pensión representará menos de 30% de su último salario.

“Es claro que el ahorro vía afores o ahorro voluntario no es un camino completo (...) el mecanismo para poder incentivar el ahorro al trabajador definitivamente es a través de la empresa y la empresa también debe tener incentivos para que ayude al trabajador a ahorrar”.

Remarcó que es necesario que se devuelva la deducibilidad a 100% de las prestaciones laborales para que las empresas tengan incentivos para contratar planes privados a sus trabajadores, “cualquier empresa que ve que no puede deducir un peso, entonces, no va a gastar nada y eso afecta al trabajador”.

Bernardo González, presidente de la Asociación Mexicana de Afores, lo más importante que se debe hacer en materia de pensiones es una reforma para incrementar las aportaciones que se hacen de 6.5 por ciento. A su parecer es la única forma de mejorar la pensión que recibirá el trabajador.

“Tenemos que hacer la reforma lo antes posible porque si no, sí podemos tener una crisis de pensiones (...) Tenemos que hacer esfuerzo los tres sectores (empleado, empresa y gobierno), hay muchas alternativas. Este tema está más que diagnosticado, pero lo que ya no se puede detener es esa reforma”.

México puede aprender

En el contexto del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), los actuarios comentaron que, así como se hizo en materia laboral de subir los salarios mínimos y mejorar ciertas condiciones a los trabajadores, México debe aprender de dichos países a mejorar los esquemas de ahorro para el retiro.

“En las empresas estadounidenses y canadienses dan planes privados de beneficio definido a sus trabajadores, ello con el fin de que se mantengan leales y la empresa pueda cumplir con sus metas”, consideró Afiune.